Miami, 9 nov (EFE).- La Asamblea de la Resistencia Cubana (ARC), que reúne a más de 35 asociaciones que luchan por la democracia en la isla, animó a los hispanos de Miami, y especialmente a venezolanos y nicaragüenses, a sumarse el próximo domingo a una caravana en apoyo de la Marcha Cívica por el Cambio en Cuba.

El llamamiento a la participación de venezolanos y nicaragüenses es por ser ciudadanos de “dos países gobernados por dictaduras, como sucede en Cuba desde hace 61 años”, indicó la organización en un comunicado difundido este martes.

Se espera que miles de vehículos participen en la caravana que recorrerá Miami la víspera de la marcha convocada en Cuba por el grupo Archipiélago, a quien las autoridades cubanas denegaron el permiso para manifestarse en razón de que la Constitución cubana recoge ese derecho.

“Esta no es una caravana solo para cubanos, también están invitados y nos han confirmado su asistencia personas de otras nacionalidades, como nicaragüenses y venezolanos que hacen parte de esta lucha”, afirmó Orlando Gutiérrez-Boronat, coordinador de la ARC.

Al final del desfile de vehículos, junto a la llamada Torre de la Libertad de Miami, los participantes podrán integrarse a la flotilla y cadena humana de solidaridad organizada por el Movimiento Democracia, presidido por Ramón Saúl Sánchez, también aoyo del 15N en Cuba.

En octubre de 2020 la ARC lideró la denominada “madre de las caravanas anticomunistas en Miami”, en la que, según sus cálculos participaron, alrededor de 30.000 vehículos y por lo menos 120.000 personas.

La Marcha Cívica del 15 de noviembre da continuidad a las protestas que estallaron en numerosas ciudades de Cuba para reclamar un cambio democrático, las cuales fueron reprimidas con dureza por el Gobierno presidido por Miguel Díaz-Canel.

Este lunes el Gobierno de Estados Unidos advirtió al de Cuba que está preparado para continuar con las sanciones “si la represión y los abusos de los derechos humanos no cesan”.

El portavoz del Departamento de Estado Ned Price apuntó que “el pueblo cubano ha dejado claro que volverán de nuevo a marchar pacíficamente en las calles para remarcar sus aspiraciones por la democracia, los derechos humanos y las libertades civiles”.

“Hemos impuesto consecuencias tangibles y significativas en conexión con los abusos cometidos (en las protestas del pasado mes de julio en Cuba) y estamos preparados para continuar haciéndolo si la represión y los abusos de derechos humanos no cesan “, sostuvo.

Publicidad