Publicidad

Quito, 8 feb (EFE).- La Carta Medioambiental Iberoamericana, adoptada el año pasado por los veintidós países de Iberoamérica en la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno celebrada en Santo Domingo, comenzó a desarrollarse este jueves en las Islas Galápagos (Ecuador) con una reunión de ministros y delegados de Ambiente para acordar las estrategias que conducirán a su implementación.

Las también llamadas ‘Islas Encantadas’, una de las reservas marinas mejor conservadas del mundo y declaradas patrimonio natural de la humanidad por la Unesco, fueron el escenario escogido por el Gobierno de Ecuador para albergar la decimosegunda Conferencia Iberoamericana Ministerial de Medio Ambiente y Cambio Climático.

Con la presencia en su inauguración del presidente de Ecuador, Daniel Noboa, las autoridades delegadas de los veintidós se enfocaron en esbozar las estrategias sobre las que se encauzará la Carta Medioambiental Iberoamericana, adoptada sobre los pilares del cambio climático, los recursos hídricos, la biodiversidad y la contaminación.

“Es el más importante acuerdo político de los países iberoamericanos para responder juntos a la llamada triple crisis planetaria: climática, pérdida de biodiversidad y contaminación”, recordó el director de la Conferencia Iberoamericana de la Secretaría General Iberoamericana (Segib), Juan Ignacio Siles del Valle.

“La agenda medioambiental iberoamericana debe contener las acciones estratégicas para el cumplimiento de los objetivos de la Carta. Esta agenda debe ser un documento estratégico y ambicioso, pero al mismo tiempo sencillo y operativo”, añadió Siles del Valle.

En búsqueda de acciones concretas

Fotografía cedida por la Presidencia de Ecuador del presidente, Daniel Noboa (c), durante la inauguración de la Conferencia Iberoamericana Ministerial de Medio Ambiente y Cambio Climático, hoy, en la isla Santa Cruz (Ecuador). EFE/Presidencia de Ecuador

El director de la Conferencia Iberoamericana instó a los participantes a discutir sobre las acciones concretas que la comunidad de Iberoamérica debe adoptar para facilitar el desarrollo y financiación de una transición justa en la región.

“Es la propia realidad de la región la que nos llama actuar con urgencia”, agregó Siles del Valle al mencionar los recientes incendios en Colombia y Chile, las sequías en Ecuador que han causado una crisis energética o la situación del sargazo en México y República Dominicana.

En ese sentido, insistió en aprovechar las herramientas y las capacidades de la comunidad iberoamericana para impulsar consensos políticos, promocionar sinergias y complementariedades entre actores, elevar la visibilidad de los temas y dar seguimiento y cumplimiento a los compromisos adquiridos.

Siles del Valle enfatizó que, según la última cumbre mundial sobre el cambio climático (COP28) todavía el planeta está a tiempo de evitar que el calentamiento global supere el 1,5 grados centígrados si se reducen las emisiones de gases de efecto invernadero en un 43 % antes de 2030 y en un 60 % antes de 2035.

También mencionó la necesidad de triplicar la capacidad mundial de energías renovables antes de 2030, eliminar progresivamente el carbón de las matrices energéticas, abandonar los combustibles fósiles, reducir las emisiones de metano y de transporte de carretera y eliminar gradualmente las subvenciones a los combustibles fósiles “tan pronto como sea posible”.

Noboa pide armonizar desarrollo y conservación

Por su parte, Noboa resaltó que Iberoamérica es un tesoro de la naturaleza al albergar el 50 % de la biodiversidad mundial, el 25 % de los bosques tropicales y el 40 % de las reservas de la biósfera declaradas por la Unesco.

“Debemos tener claro que el deterioro ambiental, además de reducir el acceso a recursos básicos como el agua potable, afecta a la salud y genera pobreza, sobre todo en países en vías en desarrollo. Es donde creo que hemos cometido algunos errores”, comentó Noboa.

El mandatario ecuatoriano señaló que el gran desafío es “encontrar la manera en la que podamos conectar la conservación con el desarrollo humano”, porque “nos olvidamos de que hay muchísima gente que está con problemas muy serios y que dentro de sus prioridades y necesidades más básicas no está la conservación.

De su lado, la ministra de Ambiente, Agua y Transición Ecológica de Ecuador, Sade Fritschi, reconoció que “muchos de los países iberoamericanos están altamente expuestos al cambio climático, una amenaza que se ve agravada por factores sociales como la desigualdad la pobreza y el crecimiento poblacional”.

Uso sostenible de los océanos

Fritschi anticipó que en esta reunión se abordarán “temas cruciales como la conservación y uso sostenible del océano, la lucha contra la contaminación y los residuos sólidos, incluidos los preocupantes plásticos y microplásticos, la exploración de mecanismos financieros innovadores para la conservación, y la urgente atención a los problemas relacionados con glaciares y el incremento del nivel del mar”.

A su vez, la ministra de Relaciones Exteriores de Ecuador, Gabriela Sommerfeld, enfatizó en que esta es la primera de las reuniones ministeriales previas que albergará su país camino a la Cumbre Iberoamericana de jefes de Estado y de Gobierno que tendrá lugar el 15 de noviembre en la ciudad ecuatoriana de Cuenca.

En las siguientes reuniones se abordarán temáticas como Trabajo; Asuntos Sociales y Desarrollo Inclusivo; Educación Superior; Ciencia, Tecnología e Innovación; Interior y Seguridad Pública; y Cultura.

Publicidad