Washington, 12 ene (EFE).- La Casa Blanca insistió este miércoles en que la subida de precios se moderará este año y en que Estados Unidos está mejor posicionado que otros países para combatirla, tras registrar en diciembre una tasa interanual de inflación del 7 %, la mayor desde 1982.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, responde preguntas de los medios de comunicación en la Sala de Prensa de la Casa Blanca en Washington. EFE/EPA/JIM LO SCALZO/Pool

“En el contexto de una economía fuerte, la mayoría de los pronósticos independientes esperan que estos precios se moderen a lo largo de 2022. Y esa es también la opinión de este Gobierno”, dijo Brian Deese, el principal asesor económico del presidente Joe Biden, en una rueda de prensa.

Brian Deese, el principal asesor económico del presidente Joe Biden. EFE/EPA/JIM LO SCALZO/Pool

El dato de inflación de diciembre, revelado este miércoles por la Oficina de Estadísticas Laborales del país, marca la mayor subida interanual desde junio de 1982, con Ronald Reagan al frente del Gobierno estadounidense y Paul Volcker dirigiendo la Reserva Federal, ambos ya fallecidos.

Deese trató de minimizar ese dato al subrayar que la inflación “es un fenómeno global” que se deriva de los efectos de la pandemia, y que Estados Unidos está “bien posicionado para abordar ese desafío” gracias a la buena salud de su economía.

El propio Biden aseguró en un comunicado este miércoles que, al tener una de las “economías que crecen más rápido” del mundo, Estados Unidos podrá “hacer frente a los aumentos de precio y mantener” una recuperación sólida.

Durante buena parte del año pasado, la Casa Blanca aseguró que la subida de precios era un fenómeno “transitorio” y que no se mantendría a largo plazo, y Deese reconoció este miércoles que las presiones inflacionarias están durando más de lo “anticipado”.

“En el caso de los desafíos en la cadena de suministros, también se manifestaron de forma más significativa que lo que pronosticó la gente en verano y a principios de otoño (boreal de 2021)”, apuntó el asesor de Biden.

El dato de inflación de diciembre añade presión a la Reserva Federal (Fed, la responsable de dictar la política monetaria de EE.UU.), que tiene un doble mandato de fomento del pleno empleo y estabilidad de precios.

El presidente de la Fed, Jerome Powell, se postula para un segundo mandato al frente del organismo y en su comparecencia el martes en el Senado recalcó que la prioridad del organismo en este momento es la lucha contra la elevada inflación, aunque ello suponga poner menos énfasis en el objetivo de pleno empleo.

Powell, que en 2018 accedió al cargo a propuesta del expresidente republicano Donald Trump, ha sido nominado por el actual mandatario de EE.UU., el demócrata Joe Biden, para un segundo mandato de cuatro años al frente del banco central estadounidense, y previsiblemente contará con el apoyo de suficientes senadores para garantizarse el puesto.

Publicidad