Huelva (España), 17 nov (EFE).- La película “El pa(de)ciente” estuvo a punto de no filmarse al depender de muchas escenas rodadas en hospitales, ya que las últimas se terminaron de grabar justo cuando llegó la pandemia, dijo a Efe su directora, la chilena Constanza Fernández, que hoy presenta la cinta en el Festival de Cine Ibreoamericano de Huelva.

La directora chilena Constanza Fernández, que compite con "El pa(de)ciente" en la 47 edición del Festival de Cine Iberoamericano de Huelva. EFE/Julián Pérez

Fernández señaló que la historia la atrapó desde el momento que leyó el libro en el que está basada, al unirle lazos familiares con el protagonista.

La película narra cómo Sergio Graf debe enfrentarse al sistema de salud tras ser diagnosticado con un síndrome que le paraliza progresivamente todo el cuerpo.

Sergio luchará por jugar un rol activo en su sanación hasta finalmente darse por vencido, ante el frío sistema hospitalario.

“El pa(de)ciente” es el segundo largometraje de Constanza Fernández, una adaptación al cine del libro testimonio del doctor Miguel Kottow, oftalmólogo chileno y eminencia en el campo de la bioética.

Protagonizada por Héctor Noguera, está producida por Niña Niño Films, Celosa Producciones y Fundación Pacuar.

El protagonista cuenta su enfermedad “con un humor muy atractivo”, según Fernández, quien añadió: en el libro hay “mucha información que entendí que había que contar”.

El guion tuvo un proceso de creación de cuatro años hasta que se filmó justo antes de que llegase la pandemia, algo que después habría sido imposible porque se rodaba en hospitales reales.

“Es todo en un hospital, incluso en tres hospitales distintos, donde el movimiento hospitalario esta al lado de donde estamos rodando”, manifestó la directora, quien comentó que algunas de las enfermeras que se ven en pantalla son reales, y se transmite a la pantalla “la tensión real” que se vive en el centro sanitario.

Publicidad