Publicidad

Tokio, 1 abr (EFE).- La confianza empresarial en la evolución de la economía japonesa empeoró por primera vez en cuatro trimestres en los primeros tres meses de 2024, reflejando una fuerte caída en el sector automotriz por los recortes de producción, según un informe publicado este lunes por el Banco de Japón (BoJ).

El último informe de coyuntura económica trimestral del banco central japonés, conocido como Tankan, mostró hoy que el índice de confianza entre las grandes empresas manufactureras nacionales se situó en los tres meses, hasta marzo, en 11 puntos, dos por debajo de los 13 de la encuesta previa hasta diciembre.

Este nivel sería un reflejo de la incertidumbre empresarial provocada por la renovada debilidad del yen, además de las decisiones recientes del BoJ, que en su última reunión decidió subir los tipos de interés de referencia a corto plazo hasta el 0,1 %, además de retirar otros de los estímulos que aplicaba dentro de su amplio programa de flexibilización monetaria desde hace una década.

Si bien un yen débil favorece las ventas de los exportadores japoneses, también infla los costes de importación de las materias primas y la energía, ya creciente de por sí, reduciendo el margen de beneficio de las empresas, altamente dependientes de estas compras, y forzándolas a repercutir estos incrementos en sus precios.

Las grandes empresas no manufactureras japonesas se mostraron, sin embargo, optimistas y en el último informe trimestral Tankan publicado hoy, su confianza mejoró dos unidades, hasta los 34 puntos.

Según las previsiones del BoJ, se espera que la confianza entre las grandes empresas manufactureras empeore un punto en el trimestre que acaba de arrancar, aunque estima que la de las no manufactureras decaiga siete unidades.

El índice Tankan mide el porcentaje de compañías japonesas que creen que las condiciones de negocio son favorables, menos las que piensan lo contrario, y está considerado como un importante anticipo sobre el crecimiento económico de Japón.

Publicidad