Publicidad

Miami, 24 ene (EFE).- La Corte Suprema de Florida (EE.UU.) rechazó este lunes una moción de varias clínicas proaborto para detener una ley que impide la interrupción del embarazo después de las 15 semanas de gestación, y que no contempla excepciones para casos de embarazo por violación e incesto.

En una decisión de 4-1, los jueces de la Corte Suprema estatal rechazaron una moción presentada en junio pasado por siete clínicas proaborto y un médico con el objetivo de suspender un fallo del Tribunal de Apelaciones del Primer Distrito de Florida, que mantuvo vigente esta ley, la HB 5.

Según recoge hoy CBS4, los jueces que votaron para ratificar la ley fueron Charles Canady, Ricky Polston, John Couriel y Jamie Grosshans, mientras que el juez Jorge Labarga votó en contra de la ratificación.

El 30 de junio pasado, el juez floridano John C. Cooper aceptó una solicitud de un grupo de organizaciones pro aborto para frenar la entrada en vigor de la llamada ley HB 5.

Los solicitantes del bloqueo de la HB 5 alegaron que la prohibición del aborto en el estado después de las 15 semanas de embarazo viola la constitución estatal porque va en contra del derecho a la intimidad, un argumento reconocido por el juez Cooper en su fallo.

Cooper bloqueó temporalmente la entrada en vigor de la nueva ley del aborto, pero el Estado apeló la orden del juez.

La HB 5 establece que para que una mujer pueda interrumpir su embarazo en los dos únicos supuestos contemplados, que son que la vida de la madre corra peligro y que el feto tenga malformaciones, dos médicos deben certificar que es necesario.

En Florida, donde el Partido Republicano controla la gobernación y las dos cámaras legislativas, entró en vigor en julio de 2022 esta ley promovida por el gobernador, Ron DeSantis, que reduce de 24 a 15 semanas el plazo para abortar legalmente y no contempla excepciones para casos de embarazo por violación e incesto.

La HB 5, cuyo nombre oficial es el de “Ley de Reducción de la Mortalidad Fetal e Infantil”, fue promulgada en Florida un mes después del fallo revocatorio de la Corte Suprema estadounidense que anuló la sentencia conocida como “Roe versus Wade”, que hace 49 años estableció el derecho constitucional al aborto en todo el país.

En una visita a Florida, la vicepresidenta de EE.UU., Kamala Harris, dijo este domingo que la Corte Suprema le arrebató en 2022 a las mujeres el “derecho fundamental constitucional” a decidir sobre sus propios cuerpos, pero el Gobierno de Joe Biden lucha para garantizarlo y promover una ley que lo proteja.

Publicidad