Bogotá, 7 oct (EFE).- El defensor del pueblo de Colombia, Carlos Camargo, dijo este jueves que luego de visitar la frontera con Venezuela en la ciudad de Cúcuta tras su reapertura el martes evidenció que aún no existe paso completo y los ciudadanos siguen teniendo que cruzar por trochas (caminos) ilegales.

“Pese a que desde Venezuela se anunció una supuesta reapertura de la frontera, retirando los obstáculos que habían instalado en el puente Simón Bolívar, solo se está permitiendo el paso para estudiantes y personas con dificultades de salud o calamidades familiares”, alegó Camargo.

El Gobierno venezolano retiró este pasado lunes los contenedores que bloqueaban desde 2019 el tránsito por el puente internacional Simón Bolívar, que es el principal paso entre los dos países y une la localidad venezolana de San Antonio del Táchira con Cúcuta, en el departamento de Norte de Santander.

Sin embargo, según la Defensoría, “las restricciones persisten, lo que sigue obligando a los ciudadanos a transitar por las trochas ilegales” y sigue habiendo “una clara vulneración para los derechos de las personas que intentan transitar entre los dos países, exponiendo sus vidas, patrimonios y dignidad humana”.

“No es cierto, como mencionan desde el lado venezolano, que haya una reapertura en los puentes internacionales Francisco de Paula Santander y Simón Bolívar”, subrayó el defensor.

La decisión del Gobierno del presidente Nicolás Maduro de reabrir la frontera fue aplaudida por la ONU y el coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en Venezuela, Gianluca Rampolla, resaltó este miércoles que “colocar los intereses de las personas al centro es la dirección correcta para proteger sus derechos y reducir vulnerabilidades”.

La frontera común fue cerrada en 2015 por el Gobierno de Nicolás Maduro, con la excusa de combatir a bandas criminales colombianas, y abierta para el tránsito de personas en 2016.

La circulación de personas quedó suspendida, de nuevo, tras la ruptura de relaciones decidida por Maduro el 23 de febrero de 2019, cuando el líder opositor Juan Guaidó intentó ingresar desde Cúcuta una caravana de ayuda.