Roma, 13 ene (EFE).- La coalición de la derecha italiana votará “compacta” a Silvio Berlusconi como jefe del Estado, aseguró hoy uno de sus socios, el ultraderechista Matteo Salvini, a once días de que empiece la votación para renovar el principal cargo de la República.

“El centroderecha compacto y convencido en apoyar a Berlusconi, no aceptamos vetos ideológicos de la izquierda. Espero que ningún secretario ni partido eludan su responsabilidad”, instó hoy Salvini.

El próximo 24 de enero el Parlamento italiano se reúne en sesión conjunta -320 senadores, 630 diputados y 58 delegados regionales- para elegir al sustituto de Sergio Mattarella al frente de la Jefatura del Estado durante los próximos siete años.

Un arduo pasaje parlamentario en el que los partidos del área de la izquierda y de la derecha deberán acercar posturas, debido a que ningún bloque cuenta con la mayoría de dos tercios requerida para imponer su candidato, ni la absoluta a partir del tercer escrutinio.

Se buscan nombres moderados y, por eso, una eventual elección de Berlusconi se antoja “a priori” inverosímil, ya que el bloque de la izquierda, encabezado por el Partido Demócrata (PD), y el Movimiento 5 Estrellas (M5S), principal formación del Hemiciclo, le negarán su voto.

No obstante, tras semanas de titubeos, Salvini propuso sin tapujos a Berlusconi como único candidato de su coalición, que reúne a su Liga, a la “Forza Italia” del exCavaliere, a la ultra Hermanos de Italia de Giorgia Meloni y a otro par de partidos pequeños.

Berlusconi, de 85 años y en los últimos tiempos separado de la primera línea política por sus problemas cardíacos y por la COVID-19, ha dejado caer, fiel a su estilo, su deseo de llegar al Palacio del Quirinale.

Primero negando su apoyo a un hombre que podría reunir el consenso de todos los partidos, el primer ministro Mario Draghi, en el último año al frente de un Gobierno de unidad nacional y de quien el magnate espera que agote la legislatura, en 2023.

Precisamente hoy el diario “Il Giornale”, propiedad de la familia Berlusconi, lanzó una campaña en su apoyo recorriendo sus presuntos logros empresariales y en política desde que su debut en 1994: “Y entonces, ¿quién mejor que él?”, se lee en sus páginas.

Menos tajante en su apoyo a Berlusconi se muestra el otro socio de la alianza conservadora, Hermanos de Italia, y su portavoz en la Cámara de los Diputados, Francesco Lollobrigida, defendió hoy la votación “unida” de un candidato “a partir” del ex primer ministro.

“Estamos preparados para votar a un candidato de centroderecha a partir de Silvio Berlusconi”, instó hoy en una entrevista a “Il Messaggero”, aunque aclarando la voluntad de su partido de “valorar otras soluciones” para que la izquierda no termine imponiendo a su candidato.

En este importante pasaje parlamentario jugará su propio papel el también ex primer ministro, Matteo Renzi, que dirige el partido “Italia Viva”, con 28 diputados y 14 senadores escindidos del PD en 2019 y que, como bisagra, sigue ejerciendo gran influencia.

“Él se lo cree, el resto del mundo mucho menos”, ironizó sobre la candidatura de Berlusconi en una reciente entrevista.

El respetado Draghi por su parte ha aclarado que es “un abuelo al servicio de las instituciones”, lo que fue interpretado como una apertura a ser elegido jefe de Estado, pero esto muy seguramente provocaría un adelanto electoral que casi ningún partido quiere. EFE

gsm/mr/alf

Publicidad