Publicidad

Bangkok, 16 mayo.- En un esfuerzo significativo para combatir el racismo en el fútbol, la FIFA discutirá mañana en su 74º Congreso en Bangkok una serie de medidas drásticas, incluyendo la posibilidad de derrota automática en los partidos donde se produzcan incidentes racistas. La organización mundial del fútbol también introducirá un gesto normativo universal para que los jugadores puedan comunicar estos incidentes de forma efectiva durante los juegos.

La propuesta, que será presentada este viernes, busca convertir el racismo en una infracción específica dentro de los códigos disciplinarios de las 211 federaciones miembro. Además, contempla la creación de un panel de futbolistas retirados que asesorará y supervisará la implementación de estas nuevas políticas.

Según el jefe de policía de la región de Durham, el enfoque innovador incluye no solo sanciones rigurosas para actos racistas, sino también la interrupción y suspensión de partidos cuando ocurran estos incidentes. Este procedimiento de tres pasos será obligatorio para todas las federaciones miembro.

El congreso también abordará la necesidad de considerar el racismo como un delito penal en todos los países, promoviendo su persecución firme donde ya sea reconocido como tal. En el ámbito educativo, la FIFA planea colaborar con escuelas y gobiernos para promover la concienciación y erradicación del racismo.

La iniciativa, que ha sido desarrollada con aportes de jugadores activos y retirados, representa un paso crucial hacia la eliminación del racismo en el fútbol y subraya el compromiso de la FIFA con el cambio social positivo en el deporte y la sociedad en general.

Publicidad