Publicidad

Santiago de Chile, 15 mar (EFE).- La Fiscalía de Chile ordenó este viernes imputar al director general de la Policía de Investigaciones (PDI), Sergio Muñoz, por presuntamente haber revelado y filtrado informaciones secretas y allanó sus oficinas y su domicilio.

La audiencia para informar oficialmente a Muñoz de su imputación, que en Chile se conoce como formalización, tendrá lugar el próximo martes.

La revelación de información secreta se habría producido supuestamente en el marco de otra investigación en curso, conocida como ‘Caso Audios’ y que implica al abogado Luis Hermosilla, uno de los más reconocidos y prestigiosos del país, denunciado por hablar en distintos audios interceptados del pago de coimas a funcionarios de varias instituciones y servicios del país.

A través de un peritaje al teléfono celular del jurista, se obtuvo información sobre delitos que involucran directamente al director general de la PDI.

“Como Gobierno nos preocupa, respetamos el trabajo de la Fiscalía, es un órgano autónomo, y queremos que se actúe de consecuencia en el marco de la ley”, señaló la ministra de Interior, Carolina Tohá, en un punto de prensa.

La autoridad insistió que al Gobierno “no le corresponde intervenir de ninguna manera” en la investigación, pero sí le corresponde “que esta situación no perjudique el trabajo policial y a la estrategia de seguridad” que se está llevando a cabo.

Por su parte, a través de un comunicado, la PDI señaló que respeta las diligencias realizadas por el Ministerio Público y que “cooperará” para esclarecer los hechos.

“La institución y el director general, respeta y acata el Estado de Derecho, por lo que cooperará con la indagación con la finalidad que se esclarezcan judicialmente los hechos”, manifestó.

“Como institución permanente del Estado de Chile, reafirmamos nuestro compromiso con la seguridad pública y el país”, cerró.

Los dos jefes policiales imputados

Muñoz, de 59 años, llegó al cargo el 19 de junio de 2021, tras la salida de su antecesor Héctor Espinosa, que tras cumplir su período de mando abandonó la institución salpicado por un caso de corrupción que ahora lo tiene pendiente de un juicio por delitos de de malversación de caudales públicos, lavado de activos y falsificación de instrumento público, por los cuales la Fiscalía pide 20 años de cárcel.

La investigación en contra del jefe de la PDI coincide con otra imputación que tendrá lugar el 7 de mayo al general director de Carabineros, Ricardo Yáñez, por el delito de omisión de apremios ilegítimos con resultado de lesiones graves y homicidio durante las manifestaciones ocurridas en el estallido social de 2019.

Con ambas citas judiciales en la agenda, Chile tiene hoy a sus dos máximos responsables de los cuerpos policiales pendientes de una imputación que llegará en los próximos días.

Los delitos de los que se les acusa no están relacionados entre ellos, de hecho, el de Yáñez tiene que ver con una responsabilidad de mando, mientras que el de Muñoz tendría que ver con una responsabilidad individual.

De momento, se desconoce si el director de la PDI continuará en el cargo u optará por renunciar ante el desarrollo de la investigación.

En cuanto a Yáñez, el Gobierno sostuvo en enero que “no existe la imposibilidad” de que continúe liderando la institución pese a su formalización.

Las investigaciones en contra de los altos mandos de la policía se dan en medio de una crisis de seguridad que Chile atraviesa desde hace cinco años y que ha disparado la sensación de inseguridad de los chilenos  y obligado al Ejecutivo a levantar una agenda específica para combatir la delincuencia y el crimen organizado.

Publicidad