Publicidad

Bruselas, 25 nov (EFE).- Los ministros de Exteriores de la OTAN debatirán el refuerzo del apoyo que prestan a Ucrania para hacer frente a la invasión rusa y la dependencia de suministros de “regímenes autoritarios” como China, durante la reunión que celebrarán la próxima semana en Bucarest.

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, hoy en Bruselas. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ

“En la reunión de ministros de Exteriores la próxima semana, instaré a los aliados a intensificar más el apoyo (a Kiev), en particular, con la defensa aérea a Ucrania”, declaró el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, durante una rueda de prensa este viernes, previa al encuentro de los titulares de Exteriores de la organización transatlántica que tendrá lugar el 29 y 30 de noviembre en la capital rumana.

El político noruego reconoció que los aliados están proporcionando a Kiev “apoyo militar sin precedentes” y dijo esperar que en la cita de Bucarest los ministros acuerden aumentar el apoyo en el ámbito de los recursos “no letales”.

Recordó que mediante el conocido como paquete de asistencia integral, la propia OTAN ha estado entregando a Ucrania combustible, suministros médicos, equipos de invierno y sistemas para bloquear drones, de modo que no se puedan utilizar.

“Agradezco a todos los aliados por sus contribuciones y en nuestra reunión de Bucarest pediré más. A más largo plazo, ayudaremos a Ucrania a pasar de los equipos de la era soviética a los estándares, la doctrina y el entrenamiento modernos de la OTAN”, indicó el ex primer ministro noruego.

El Gobierno alemán le había ofrecido apoyo a Polonia en vista de su situación especialmente expuesta en medio de la guerra en Ucrania y Berlín acordó con el ministro de Defensa polaco, Mariusz Blaszczak, defender conjuntamente el espacio aéreo polaco. Para ello, Polonia recibiría misiles Patriots.

Varsovia, sin embargo, ha planteado la posibilidad de que se entreguen a Ucrania, lo que podría implicar el despliegue de técnicos aliados en ese país para manejar el sistema de misiles.

Desde el inicio de la invasión rusa de Ucrania, la OTAN ha evitado poner sobre el terreno en la antigua república soviética a militares aliados con el objetivo de que no se produzca un conflicto bélico entre la Alianza y Moscú.

De hecho, la ministra de Defensa alemana, Christine Lambrecht, reiteró el jueves su intención de entregar un sistema de misiles de defensa antiaérea Patriot a Polonia y no a Ucrania.

Stoltenberg afirmó hoy que hay modos de garantizar que el ejército ucraniano pueda operar sistemas modernos avanzados “sin desplegar a personal de la OTAN dentro de Ucrania” y recordó que, en el caso de otros mecanismos, los militares de Kiev han recibido el entrenamiento en un país de la Alianza para después volver al campo de batalla.

El secretario general aliado, además, mencionó que España ha ofrecido “baterías Hawk adicionales”.

España se ha comprometido a enviar a Ucrania dos nuevas lanzaderas de misiles Hawk del Ejército de Tierra, que se sumarían a las cuatro que ya han sido enviadas, según avanzó el pasado 16 de noviembre el secretario estadounidense de Defensa, Lloyd Austin.

“España ha prometido enviar dos lanzaderas Hawk y más misiles”, apuntó entonces en una conferencia de prensa posterior a la séptima reunión del grupo de contacto sobre Ucrania.

El sistema de misiles Hawk, de fabricación estadounidense, tiene un alcance de 40 kilómetros. Se ocupa de la detección, identificación, seguimiento y destrucción de objetivos aéreos a media y baja altura.

“El presidente (de Rusia, Vladímir) Putin está fracasando en Ucrania y está respondiendo con más brutalidad, con oleadas de ataques deliberados de misiles en ciudades e infraestructuras civiles, privando a los ucranianos de calefacción, luz y comida. Este es un inicio horrible del invierno para Ucrania”, declaró hoy Stoltenberg.

Constató que la mayoría de las guerras terminan con negociaciones, pero subrayó que lo que sucede en la mesa de negociación “depende de lo que ocurre en el campo de batalla”.

“Por tanto, el mejor modo de incrementar las posibilidades de una solución pacífica es apoyar a Ucrania, así que la OTAN seguirá apoyando a Ucrania mientras sea necesario”, aseguró.

En Bucarest, los aliados también se reunirán con el ministro de Exteriores ucraniano, Dmitró Kuleba.

Asimismo, abordarán la dependencia de suministros de “regímenes autoritarios” como China.

“La guerra de Ucrania ha demostrado nuestra peligrosa dependencia del gas ruso. Así que debemos evaluar nuestras dependencias de otros regímenes autoritarios, sin olvidar a China”, subrayó Stoltenberg.

El político noruego explicó que los 30 aliados “abordarán las formas de reforzar nuestra capacidad de resiliencia y los retos que plantea China”, y abogó por que los aliados “gestionen los riesgos, reduzcan las vulnerabilidades y aumenten la resiliencia”.

Sobre la entrada de Suecia y Finlandia en la OTAN, que Turquía y Hungría aún no han ratificado, consideró que es “hora” de finalizar su proceso de adhesión.

Publicidad