Publicidad

La Habana, 19 ene (EFE).- Cuba cerró 2023 con una inflación interanual del 31,34 % en su mercado formal, frente al 39,07 % registrado en el ejercicio previo, debido principalmente a las alzas en la restauración, el transporte y los alimentos, informó este jueves la Oficina Nacional de Estadística e Información (ONEI).

Este organismo no recoge la evolución de los precios en el mayoritario y mejor surtido mercado informal de la isla, más afectado por la inflación debido a su falta absoluta de regulación y a la fuerte escasez de productos básicos en el formal.

El índice de precios al consumidor (IPC) aumentó en un 3,39 % con respecto al mes anterior, precisó la ONEI.

Por categorías, destacó el repunte interanual de restaurantes y hoteles (47,18 %), seguido por transporte (37,52 %) y alimentos y bebidas no alcohólicas (36,36 %), tradicionalmente los más inflacionistas.

Todas las categorías experimentaron subidas interanuales, muchas con tasas de dos dígitos, salvo bebidas alcohólicas y tabaco, que cayó un 17,85 %. Las menos inflacionarias fueron salud (1,04 %) y comunicaciones (0,50 %), sectores controlados por monopolios estatales.

Este fuerte incremento de precios sigue al registrado en 2021, cuando la ONEI cifró en el 77,33 % la inflación, y al repunte del 39,07 % del mercado formal cubano en 2022. No hay mediciones del IPC alternativas a la oficial en Cuba.

Tampoco existen datos fiables sobre la evolución en el mercado informal cubano, donde algunos precios de productos básicos presentan una gran volatilidad e incluso se han doblado en los últimos 12 meses. Algunas estimaciones independientes situaron la inflación del mercado informal en 2021 en torno al 500 %.

Como Cuba importa el 80 % de lo que consume, según estimaciones de la ONU, resulta relevante en esta espiral inflacionista la depreciación del peso cubano (CUP) con respecto al dólar (la divisa en la que se compra en el exterior).

En los últimos doce meses, la moneda cubana ha pasado en el mercado informal de 163 CUP por dólar a los actuales 275 CUP, una depreciación de casi el 69 %, según la tasa de cambio que elabora el medio no oficial El Toque, convertido en índice de referencia para medios y expertos.

Cuba atraviesa una grave crisis económica desde hace tres años, algo que se evidencia en la escasez de productos básicos (como alimentos, medicinas y combustible), la dolarización parcial de la economía, la depreciación del peso, frecuentes apagones y un fuerte incremento de los precios.

El Gobierno cubano ha reconocido que la inflación es uno de los principales problemas que afecta a la economía del país.

Los efectos de la pandemia, el endurecimiento de las sanciones estadounidenses y los errores en la política macroeconómica y monetaria nacional son las principales causas de esta crisis, que está atizando la migración -principalmente a EE.UU.- y el descontento social.

Publicidad