Madrid, 2 ene (EFE).- Angel Correa reactivó al Atlético en el nuevo año. El argentino, autor de los dos goles de su equipo, rescató a los suyos y los llevó a una victoria muy necesaria que rompe una racha de cuatro derrotas consecutivas en liga y que devuelve a los de Simeone a lugares de Liga de campeones. Correa reseteó al Atlético el día que el Wanda rindió honores a Falcao.

Fue una tarde plácida para el Atlético, que acogió en su nuevo estadio a una leyenda del club, que sin embargo no tiene placa en el paseo de los mitos por no haber alcanzado los 100 partidos con la rojiblanca. Al púbico no le importó. Radamel Falcao fue recibido por todo lo alto.

El colombiano, en el banquillo del Rayo Vallecano al inicio tras haber superado esta semana el Covid-19, recibió el homenaje de su anterior hinchada en España. Una afición que no olvida su gran rendimiento en el equipo rojiblanco en las dos temporadas en las que vistió sus colores (2011-12 y 2012-13).

Falcao ganó en ese periodo una Liga Europa, una Supercopa continental y Copa del Rey. Disputó 91 partidos oficiales y marcó 70 goles. Desde el banquillo del Rayo y, después de ser anunciada su presencia por la megafonía del estadio Metropolitano, aplaudió a la grada y escuchó el grito de ánimo que tantas veces se le dedicó en el Vicente Calderón. “Radamel, Radamel, Radamel Falcao”, retumbó esta vez el Wanda, antes de comenzar el encuentro.

También regresó a la que fue su casa Mario Suárez. El centrocampista percibió el cariño de la tribuna, pero Falcao acaparó la atención y le dejó en un segundo plano.

En plena sexta ola de la covid-19, el Metropolitano recibió a 43.029 espectadores para presenciar el primer partido del nuevo año. Un encuentro en el que el Atlético buscaba olvidar la racha de cuatro partidos consecutivos perdidos en Liga con los que cerró el año 2021.

Lo logró gracias a Angel Correa, titular por las bajas de Antoine Griezmann y de Joao Felix, también con Covid. El pequeño delantero abrió el marcador en el minuto 28 y lo cerró en el 53 en dos acciones de futbolista listo y hábil.

Los tantos fueron un bálsamo para los locales, que se meten entre los cuatro primeros de la tabla en puestos de Liga de campeones y que sumaron tres puntos después de que el líder Real Madrid perdiese tres contra pronóstico ante el Getafe.

El Rayo hizo lo que pudo. Después de una semana con hasta 17 positivos por Covid, los de Iraola apenas inquietaron a Oblak. Empezaron plantando cara e, incluso, teniendo más posesión de balón, pero con el paso de los minutos el Atlético se fue imponiendo.

Los de Simeone cocieron la victoria. Se aseguraron de no fallar atrás, primero, y buscaron a Luca Zidane después. Sumaron el noveno triunfo en liga e iniciaron el nuevo año con victoria con efectos calmantes. Falcao lo vio desde el banquillo hasta el minuto 77. Entonces saltó al césped y estalló la grada. “Radamel, Radamel, Radamel Falcao”. Ovación de gala para el delantero, que no olvidará la tarde del 2 de enero de 2022. El Rayo perdió, pero Falcao se volvió a ganar el afecto de su antigua hinchada.

Jenaro Lorente

Publicidad