Publicidad

Doha, 24 nov (EFE).- El brillante estreno de la selección española en Qatar 2022, con un 7-0 el miércoles a Costa Rica, es el mejor de sus resultados en los Mundiales, enterró los temores históricos del primer día en una fase final de la Copa del Mundo y pasó a ser la sexta mayor goleada de la competición de mayor prestigio.

El técnico Luis Enrique Martínez y su apuesta por una selección de autor, dejó para la historia un estreno que será muy complicado de igualar. Hasta la fecha solo cuatro triunfos en quince estrenos, con goleada apenas el último, un 5-0 a Ucrania en el Mundial de Alemania de 2006.

Ese primer paso de firmeza que no protagonizó la generación de futbolistas españoles que lo ganaron todo (Mundial 2010 más Eurocopas 2008 y 2012), lo han dado en el presente un grupo de futbolistas que compite sin complejo alguno y juega sin ataduras. Lograron mejorar el que era triunfo más holgado de la Roja en un Mundial más de 24 años después.

En aquel partido ante Bulgaria, un 24 de junio de 1998 en el Mundial de Francia, también fue protagonista Luis Enrique, en aquel momento en el campo. Autor de un tanto del 6-1 a Bulgaria. Junto a él marcaron Fernando Hierro, un doblete Fernando Morientes, Kiko Narváez y en propia puerta el bulgaro Georgi Bachev.

Lo curioso es que aquella exhibición de pegada fue en vano, con Javier Clemente en el banquillo, porque España se la había pegado en su estreno, en una de los derrotas más duras de su paso por los Mundiales, ante Nigeria (2-3), y no había pasado del empate sin goles frente a Paraguay. La goleada no impedía su eliminación en la fase de grupos.

España ha pasado de marcar 24 goles en quince estrenos, a hacer siete en uno. El mismo número de goles con los que se despidió del último Mundial en Rusia. Solamente uno menos de los que necesitó para proclamarse campeona en Sudáfrica 2010 tras una fase de grupos con cuatro tantos y desde entonces venciendo todos los encuentros por 1-0 incluyendo la gran final de Johannesburgo ante Países Bajos.

En el historial de 64 partidos disputados en la Copa del Mundo por la selección española, apenas aparecen seis goleadas a rivales. El 7-0 a Costa Rica se convierte en el triunfo más amplio superando el 6-1 a Bulgaria del Mundial 1998. Por detrás aparece la noche mágica de Emilio Butragueño ante Dinamarca, 5-1 en el Mundial 1986, un 4-0 a Ucrania en 2006 y en tres ocasiones un 3-0 frente a Argelia (1986), Suiza (1994) y Australia (2014).

En la historia de los Mundiales el mayor triunfo sigue siendo el 10-1 de Hungría sobre El Salvador en 1982. Le siguen dos 9-0, también de Hungría ante Corea del Sur en 1954 y Yugoslavia ante el Congo en 1974. Mientras que 8-0 se repitió en tres ocasiones, la última Alemania ante Arabia Saudí en el 2002. Desde el 2010, cuando Portugal también hizo un 7-0 ante Corea del Norte, ninguna selección, hasta España, fue capaz de lograr la que es sexta mayor goleada de la competición.

Publicidad