Publicidad

Nueva York, 20 mar (EFE).- La nueva versión de la icónica película ‘Road House’, protagonizada por Jake Gyllenhaal, se aleja del filme original para dar una vuelta a los personajes que marcaron a toda una generación y abrazar la diversidad a través de un ecléctico elenco de actores y actrices.

“Era un placer estar en el plató porque veías muchísimos apellidos diferentes y de todo el mundo. Esto es lo adecuado para la era en la que vivimos ahora. La clave para hacer películas es que estas se parezcan a la vida real”, dijo en una entrevista con EFE Arturo Castro, de origen guatemalteco, que interpreta a Moe en la nueva versión del filme de 1989.

Con él coincidió su compañera de reparto, la portuguesa Daniela Melchior, que en la película interpreta a la doctora Ellie, con la que el personaje principal (Jake Gyllenhaal) tiene un idilio.

“Somos un elenco muy diverso, tenemos cosas distintas que aportar y diferentes contextos e historias personales”, señaló a EFE la actriz de ‘Road House’, que se estrena mañana 21 de marzo en Amazon Prime.

Entre los actores hay figuras prominentes de Hollywood y grandes celebridades de Estados Unidos, como el reconocido luchador del Campeonato de Artes Marciales Mixtas (UFC, en inglés), Connor Mcgregor, los actores Lukas Gage (‘Smile’), Jessica Williams (‘Booksmart’) o el cantante Post Malone, que realiza una breve aparición estelar.

La película, dirigida por Doug Liman, sigue la vida de Dalton Elwood, ex-luchador del UFC que comienza a trabajar como portero en el bar ‘Roadhouse’, un local ubicado en medio de la carretera en Cayo de Florida para ahuyentar a los criminales que amenazan con destruir el local y que están dirigidos por Frankie (Jessica Williams).

A caballo entre el drama, la acción y la comedia

Liman navega entre las aguas del drama, la acción y la comedia en su relectura de ‘Road House’, que resalta por un humor con un toque algo absurdo y por la sucesión de incontables escenas de acción y violencia.

“Ahora que hemos pasado por un tiempo muy extraño en todo el mundo, creo que está bien tener algo con lo que escapar un poco de nuestras vidas”, dijo Melchior, haciendo referencia a que el filme es, sobre todo, “entretenido”.

En su versión, Liman modifica bastantes aspectos de la película original, cambiando incluso la vida de Dalton -que en la película de 1989 empieza siendo un portero de discoteca- y otros personajes como Frankie, que en la producción original era un hombre llamado Frank.

Tanto Castro como Melchior negaron sentir presión por interpretar el ‘remake’ de una obra muy reconocida internacionalmente y protagonizada, además, por el querido Patrick Swayze (‘Dirty Dancing’), pues, según los actores, es “completamente diferente”: “Respetamos la película original y no intentamos compararla o superarla”, aseguró Melchior.

En la premiere de la película, celebrada ayer en el teatro Jazz at Lincoln Center de Nueva York, se proyectó una imagen de Patrick Swayze en memoria de su legado.  Gyllenhaal, presente en el evento, se declaró un gran fan de la película protagonizada por el fallecido, con el que mantenía una relación de amistad desde que trabajaran juntos en ‘Donnie Darko’.

Unos personajes adaptados al contexto actual 

Al hilo con este ‘remake’, los personajes de ‘Road House’ se adaptan al mundo actual; en el caso de Melchior, aunque su personaje gira en torno a Dalton y no tiene escenas individuales, tanto su personalidad como la trama amorosa en que se ve envuelto se aleja de la versión original: “Es una cosa generacional. Ya no necesitamos a un hombre para enseñar a todo el mundo que somos felices y válidas”, expresó al respecto.

“Ellie es la visión contemporánea del interés romántico”, expresó la actriz, que además aseguró que “abrazar” el lado más independiente de su personaje “fue algo muy fácil y natural”.

Por su parte, el personaje de Castro es miembro de la banda criminal liderada por el millonario Brandt, aunque a pesar de su aspecto rudo destaca por su inocencia y por tener algunas de las líneas más divertidas del filme, que sirven para aligerar momentos de tensión y violencia.

Al preguntarle por la frecuente representación de los latinos como criminales o narcotraficantes en la ficción, Castro dudó de que su personaje fuera a ser visto como “un criminal que quiere ser parte de la banda”: “Si alguien ve la película y sale pensando que los latinos son criminales porque interpreto a un personaje que va en moto, entonces es que no ha visto la película con atención”.

Alicia Sánchez Gómez

Publicidad