Publicidad

Miami, 5 ene (EFE).- La masiva llegada de migrantes en embarcaciones al sur de Florida está causando una crisis humanitaria que tiene a las autoridades recabando recursos para atender a por lo menos 690 que llegaron solo entre el viernes y el lunes pasados a los Cayos de Florida, según las autoridades federales.

Fotografía cedida este jueves por el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos (DHS) donde aparece un grupo de personas migrantes mientras son trasladados desde el Parque Nacional Dry Tortugas hasta la isla de Cayo Hueso, en el sur de Florida (EEUU). EFE/Departamento De Seguridad Nacional De Estados Unidos

A estos migrantes se suman unos 606 más que han sido interceptados en el mar por las autoridades migratorias, según cifras divulgadas por la Fuerza de Tarea de Seguridad Nacional de Sureste (HSTF-SE).

La llegada de 364 migrantes durante el fin de semana al Parque Nacional Dry Tortugas, obligó su cierre temporal en plena temporada de vacaciones para facilitar las labores de rescate de estas personas varadas en los islotes.

Los migrantes, en su mayoría cubanos y haitianos, han llegado en múltiples y precarias embarcaciones a varias islas del archipiélago de los Cayos de Florida, en el condado Monroe, en el extremo sur de Estados Unidos.

A los de Dry Tortugas se agregan otros 326 migrantes, según la HSTF-SE, una agencia del Departamento de Seguridad Nacional.

El alguacil del condado de Monroe, Rick Ramsay, dijo al canal Fox que siendo ellos una región rural están lidiando con una migración que considera masiva.

“Tengo que sacar recursos todo el día para responder a las llegadas”, se lamentó.

Al tiempo que continúa la llegada de balseros, las autoridades prosiguen con las repatriaciones e insisten que la frontera no está abierta y que aquellos que sean interceptados serán devueltos a sus países.

“La frontera marítima del sureste no está abierta”, insistió el contralmirante Brendan C. McPherson, comandante del Séptimo Distrito de la Guardia Costera y director de HSTF-SE.

Señaló que les proporcionarán alimentos, agua y los primeros auxilios básicos antes de ser transferidos a los agentes federales migratorios en los Cayos de Florida.

En lo que va del presente año fiscal 2023, es decir desde el 1 de octubre pasado, la Guardia Costera ha interceptado en el mar a 3.839 cubanos, una significativa escalada de detenciones en comparación con los 838 interceptados en todo el año fiscal de 2021 y los 6.182 en 2022.

Según cifras suministradas por las autoridades estadounidenses, en el año fiscal 2020 fueron solo 49 los inmigrantes cubanos interceptados, y en 2018 el número llegó a 259, mientras que en 2017 y 2016 se interceptaron en el mar a 1.468 y 5.396 cubanos, respectivamente.

Publicidad