Publicidad

Jerusalén, 4 mar (EFE).- El grupo Médicos por los Derechos Humanos (PHRI, por sus siglas en inglés) denunció este lunes maltrato por parte del personal médico israelí que atiende a detenidos gazatíes heridos o enfermos, que están con “las manos y las piernas esposadas” y “los ojos vendados”.

La ONG, fundada por médicos israelíes en el 1988, señala que parte del los profesionales sanitarios israelíes prestan a estos gazatíes “una atención mínima” para evitar que mueran, señalan en un comunicado.

Algunos incluso, lamentan desde la ONG, deniegan un total acceso a las instalaciones médicas de Israel a estos pacientes.

PHRI asegura que gran parte de los gazatíes capturados por los soldados israelíes presentan “heridas de bala de alto calibre” por lo que necesitan recibir “atención médica altamente especializada en un entorno médico adecuado”.

Sin embargo, PHRI ha constatado, a través de diversos testimonios, numerosos episodios violentos en hospitales públicos israelíes hacia estos pacientes.

“En uno de los hospitales, un grupo de civiles israelíes entraron en la sala de Traumatología y amenazaron verbalmente al médico que estaba atendiendo a un paciente gazatí. Desconocemos como pudieron eludir la seguridad del hospital para poder entrar en la sala”, afirman.

Asimismo, advierten de que el traslado de estos pacientes de centros hospitalarios públicos israelíes a hospitales de campaña, instalados en el enclave palestino, es constante.

“Las administraciones hospitalarias han tratado frecuentemente de devolver a los habitantes de Gaza detenidos al hospital de campaña lo antes posible. Esto ha ocurrido incluso cuando el alta prematura podría representar un riesgo para los pacientes y puede considerarse negligencia”, denuncian.

Publicidad