Publicidad

Naciones Unidas, 25 ene (EFE).- La enviada de la ONU para Haití, Helen La Lime, aseguró este miércoles que sigue confiando en que la comunidad internacional acuerde el envío de una fuerza armada al país caribeño para ayudar a combatir a las pandillas, tal y como solicitó el Gobierno haitiano el pasado octubre.

Esa operación no se ha materializado hasta ahora ante la falta de países dispuestos a liderarla, según han explicado varias fuentes diplomáticas, pero La Lime subrayó que las conversaciones continúan y que espera que pueda haber una decisión pronto.

La responsable de Naciones Unidas apuntó que ahora mismo la pelota está en el tejado del Consejo de Seguridad, que el martes analizó la situación en Haití y con cuyos miembros se reunió en Nueva York, a pesar de que no vaya a ser una operación bajo bandera de la ONU.

“Hay un reconocimiento de que es hora de sentarse y lidiar con esta cuestión de la fuerza. Mi esperanza es que el Consejo de Seguridad haga eso ahora”, explicó en una conferencia de prensa.

Hasta el momento, la expectativa entre la comunidad internacional ha sido que Estados Unidos o Canadá puedan liderar esta operación, pero ninguno de ellos ha mostrado voluntad de hacerlo a pesar de haber impulsado conversaciones sobre esta iniciativa y de estar colaborando ya con las autoridades haitianas en materia de seguridad.

La Lime, preguntada al respecto, dijo que por el momento no ha oído un “no definitivo” por parte de EE.UU. y Canadá y apuntó que hay otros países que han mostrado interés en participar en la operación.

“Ahora corresponde a los miembros del Consejo de Seguridad tener una discusión (…) y decidir qué es posible”, insistió.

La alta funcionaria destacó como factores muy positivos la creación de un marco de sanciones por parte de la ONU y los castigos impuestos a ciertas figuras por parte de Canadá y Estados Unidos, así como el acuerdo alcanzado el pasado diciembre en Haití para llevar a cabo un proceso de transición y unas elecciones generales.

Ante la crisis de seguridad que se vive en el país, el Gobierno haitiano solicitó oficialmente el pasado octubre la intervención de una misión internacional para ayudar a la Policía Nacional contra las pandillas, que dominan partes de Puerto Príncipe y han cometido en el último año miles de asesinatos y secuestros.

Esa operación fue respaldada por el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, quien propuso establecer una “fuerza de acción rápida” compuesta por militares o policías de uno o varios países y no bajo bandera de la ONU.

La Lime recalcó hoy que esa intervención en apoyo de la Policía Nacional sigue siendo necesaria y urgente y descartó nuevamente la posibilidad de que ésta sea llevada a cabo por Naciones Unidas, pues los haitianos no quieren que así sea.

Publicidad