Publicidad

Bruselas, 3 abr (EFE).- Los ministros de Exteriores de la OTAN acordaron este miércoles trabajar para que la Alianza juegue un papel mayor a la hora de coordinar la asistencia y la formación para la seguridad de Ucrania, con la posibilidad de que el republicano Donald Trump vuelva a la Casa Blanca como telón de fondo.

“Hoy, los aliados han acordado avanzar en la planificación para que la OTAN tenga un papel mayor en la coordinación de la asistencia de seguridad y el entrenamiento”, afirmó el secretario general de la Alianza, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa al término de la primera jornada de la reunión que celebran los ministros en Bruselas.

El político noruego aseguró que los detalles de la iniciativa irán tomando forma en las próximas semanas.

Según afirmó hoy la ministra de Exteriores belga, Hadja Lahbib, la propuesta de Stoltenberg incluye crear un fondo para Ucrania con 100.000 millones de euros en cinco años.

“No puedo entrar en los detalles de las propuestas”, indicó, pero destacó que van a desarrollar “un marco institucional más robusto y duradero para apoyar a Ucrania”.

Actualmente, la coordinación de la ayuda militar internacional para Ucrania la centraliza Estados Unidos con un grupo de medio centenar de países, conocido como “grupo de Rammstein”.

“Ahora estamos debatiendo cómo podemos establecer un marco de la OTAN más sólido e institucional en torno a esto” y para que la ayuda “sea más predecible más a largo plazo y también para garantizar un reparto justo de la carga”.

Confió en que, ahora que los aliados han empezado a discutir la planificación, pueda haber una decisión al respecto en la cumbre que celebrarán los líderes de la OTAN en julio en Washington.

Stoltenberg rehusó responder a si la puesta en marcha de esta iniciativa blinda el apoyo de los aliados en caso de que Trump gane las elecciones presidenciales en Estados Unidos en noviembre, pero el republicano ya ha asegurado que no mantendrá la financiación a Kiev si sale elegido.

El secretario general aliado también recordó hoy que el hecho de que no haya habido acuerdo en el Congreso estadounidense -por la negativa de los republicanos- sobre la continuación de ese apoyo a Kiev “tiene consecuencias”, como que los ucranianos tengan que “racionar el número de proyectiles de artillería”.

“Los ucranianos no se están quedando sin valor, se están quedando sin municiones”, recalcó, y aseguró que “el apoyo económico a Ucrania no es caridad, es una inversión en seguridad”.

La ministra belga dijo que evaluarán la propuesta de Stoltenberg pero, al mismo tiempo, alertó de que “es peligroso hacer promesas que no podemos cumplir”.

Países como Letonia, Polonia o Canadá celebraron la iniciativa y el ministro estonio, Margus Tsahkna, fue más allá al insistir en que si cada aliado invierte al año el 0,25 % de su PIB en apoyo militar a Ucrania, como ya hace su país, habría 120.000 millones de euros anuales en conjunto que sería “suficiente para que Ucrania gane la guerra.

Agregó que no van a enviar tropas a Ucrania “porque Ucrania no las ha pedido”: “Tenemos todo el dinero del mundo. Es la mayor y más barata manera de apoyar a Ucrania”, afirmó.

El ministro de Exteriores español, José Manuel Albares, se mostró favorable a que exista una mayor “previsibilidad” en la entrega de fondos a Ucrania, pero ante la propuesta de crear un fondo financiero plurianual para apoyar a Kiev pidió evitar “duplicidades” con la Unión Europea.

75 aniversario

De izquierda a derecha, el secreatario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, el secretario de Estado de EE.UU., Antony Blinken, y el ministro británico de Exteriores, David Cameron, este miércoles en Bruselas durante la reunión de ministros de Exteriores de la OTAN. EFE/EPA/OLIVIER HOSLET

Los ministros aliados celebrarán este jueves con una ceremonia en la sede de la Alianza el 75 aniversario de la firma del Tratado de Washington, por el que se fundó la OTAN.

“Es una alianza más fuerte y unida que nunca”, afirmó hoy el secretario de Estado estadounidense, Antony Blinken, que declaró que trabajan ya en que en los siguientes 75 años “esta alianza siga siendo lo que hasta ahora, la más exitosa de la historia”.

“Está basada en el principio de que todos nos cubrimos las espaldas. Es la manera más eficaz de evitar que se produzca una agresión”, dijo Blinken sobre la defensa colectiva, la piedra angular de la OTAN.

Pero advirtió de que ello requiere un “esfuerzo constante”, por lo que “vamos a asegurarnos -señaló- de que todo el mundo se ocupa de la carga que le corresponde”.

El ministro español de Exteriores, José Manuel Albares, con su colega británico, David Cameron, durante la reunión de ministros de Exteriores de la OTAN en Bruselas. EFE/EPA/OLIVIER HOSLET
Publicidad