Publicidad

Madrid, 20 Enero (EFE).- La península ha recuperado la normalidad tras una noche gélida que ha tenido en alerta a numerosas comunidades autónomas por las bajas temperaturas que se han registrado y la acumulación de nieve en muchos lugares.

De hecho, todas las alertas que había activado la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) han desaparecido, y sólo persiste un aviso de tipo “amarillo” en las Islas Baleares debido al fuerte olaje que se va a registrar durante las próximas horas, con vientos de hasta 60 kilómetros por hora y olas de hasta 4 metros en las islas de Mallorca y Menorca.

Los datos de la Aemet revelan que durante la noche se han registrado temperaturas extremadamente bajas -rondando los 10 grados bajo cero- en muchos puntos de las provincias de Lleida, Soria, Palencia, La Rioja, León, Granada y Asturias, aunque las heladas han sido generalizadas en prácticamente todo el interior peninsular.

Juan se va pero queda el frío

Aunque las alertas se han desactivado y las nevadas han remitido, las temperaturas van a continuar hoy siendo muy bajas en buena parte de la mitad norte de la península.

Así, la borrasca “Juan” que ha azotado a la península durante las últimas horas termina su paso por la mitad sureste y Baleares, donde los cielos continuarán hoy nubosos y se pueden registrar precipitaciones débiles, más probables en el archipiélago balear, donde también ir con tormenta.

Publicidad