Publicidad

Sídney (Australia), 22 mar (EFE).- La Policía australiana anunció este viernes que ha expulsado del cuerpo al agente acusado del asesinato del expresentador de TV Jesse Baird y su novio Luke Davies el mes pasado en Sídney, en el sureste del país.

En un comunicado, la Policía del estado de Nueva Gales del Sur señaló que el agente Beau Lamarre, que está bajo arresto, ha sido expulsado al haber perdido la confianza del cuerpo en su “idoneidad” para realizar su trabajo, en medio de la polémica por el asesinato de la pareja.

Las fuerzas de seguridad comenzaron a investigar el 21 de febrero la desaparición de Baird, de 26 años, y Davies, un azafato de 29 años de la aerolínea Qantas, después de que algunas de sus pertenencias fueron halladas ese día en un contenedor de basura en el barrio de Cronulla, en el sur de Sídney.

En el marco de las investigaciones de este crimen que ha conmocionado a Australia, las autoridades acusaron dos días más tarde de asesinato a Lamarre, de 28 años y quien se cree fue pareja de Baird, después de que este se entregara en una comisaría de Sídney.

El 27 de febrero, la Policía encontró los cadáveres de Baird y Davies en una finca en la localidad de Bungonia, a unos 185 kilómetros al suroeste de Sídney, donde fueron supuestamente trasportados por el agente acusado.

La Policía cree que Lamarre mató el 19 de febrero con un arma de fuego a Baird y Davies en la casa del expresentador, una de las populares caras del canal australiano Network 10, en el suburbio de Paddington, en el este de Sídney.

Posteriormente, el acusado habría alquilado una furgoneta blanca, que ha sido decomisada, para deshacerse de los cuerpos de la pareja, cuyas pertenencias fueron halladas con restos de sangre en un contenedor de basura en Cronulla, en el sur de Sídney.

El asesinato de Baird y de Davies causó gran malestar en la comunidad LGTBI y motivó que los organizadores del desfile Mardi Gras pidieran que la Policía no desfilara en el evento del 4 de marzo como solía hacer en los últimos años, aunque finalmente pudo hacerlo sin llevar el uniforme.

Publicidad