Publicidad

Mogadiscio, 18 mar (EFE).- La Policía somalí se halla en alerta para efectuar un posible asalto, en cooperación con armadas de otros países, a un barco secuestrado la semana en aguas del país africano, informaron las fuerzas de seguridad del estado de Puntland (norte).

“Las fuerzas antipiratería de Puntland (…) han sido puestas en alerta máxima y van a escoltar al barco MV Abdullah, que está retenido como rehén por un grupo de piratas”, afirmó en un comunicado la Fuerza de Policía de ese estado somalí, base de bandas piratas.

El cuerpo de seguridad espera tener “éxito en las próximas horas” en un “operativo planificado” por armadas de otros países presentes en la zona para “acabar con los piratas, que son un problema”.

El buque, de bandera bangladesí y con 23 tripulantes a bordo, fue capturado el pasado martes por piratas mientras cruzaba el océano Índico en ruta desde Mozambique a Emiratos Árabes Unidos (EAU).

El MV Abdullah es un carguero con capacidad para unas 58.000 toneladas que transportaba carbón térmico desde Mozambique a la ciudad de Dubái.

La Armada de la India informó el pasado sábado de que liberó a 17 marineros y recuperó el control del carguero Ruen, secuestrado por piratas somalíes el pasado diciembre y sospechoso de haber sido empleado para asaltar el navío bangladesí.

Entre 2005 y 2011, las aguas del mar Rojo, el golfo de Adén y el océano Índico cercanas a Somalia, el país con la línea costera más larga de África continental (más de 3.000 kilómetros), fueron escenario de constantes ataques y secuestros de barcos perpetrados por piratas somalís, que pedían elevados rescates.

Sólo en 201 los piratas efectuaron 212 ataques, según datos de la Fuerza Naval de la Unión Europea (EUNAVFOR), antes de un drástico descenso de los incidentes en 2012 gracias al despliegue de varias misiones marítimas internacionales, incluida la operación Atalanta de la Unión Europea, en la que España participa desde enero de 2009.

Aunque sólo diez ataques se confirmaron en 2012 y únicamente dos barcos fueron secuestrados entre 2013 y 2023, se han seguido registrando incidentes sospechosos.

Además, esta zona se ha visto inmersa de nuevo en la inestabilidad como consecuencia de la ofensiva de Israel en la Franja de Gaza, pues, para mostrar su apoyo al grupo islamista palestino Hamás, los rebeldes hutíes de Yemen han intensificado sus operaciones contra la navegación comercial en el mar Rojo.

Publicidad