Publicidad

Almería/Madrid, 14 ene (EFE).- Ya sin Joao Félix, cedido al Chelsea, y descartado sin matices de la pugna por LaLiga Santander, la presión aprieta a Diego Simeone y al Atlético de Madrid, en alerta, sin certezas y en un estrés ya no tan desconocido en los últimos tiempos de estar fuera de las plazas de la Liga de Campeones en su visita al Almería, dos puntos por encima del descenso y con el desafío de retomar su fortaleza en casa.

No sólo es motivo de alarma su posición, lejos de donde tiene que estar -la lucha por el título- y fuera de donde debe -las cuatro primeras posiciones-, sino también las últimas salidas ligueras de su equipo y los precedentes históricos en Almería, cuando se acerca al ecuador de la competición con 27 de los 48 puntos disputados (un 56 por ciento).

Es el segundo peor inicio del Atlético de Simeone, quinto y cuyas dos únicas derrotas lejos del Metropolitano en esta Liga coinciden con sus dos últimos encuentros fuera y con rivales de puestos más bajos (3-2 con el Cádiz y 1-0 con el Mallorca). A la vez, en sus ocho duelos en Liga en Almería, el Atlético sólo ganó uno: el más reciente por 0-1 en septiembre de 2014. En los demás, empató tres y perdió cuatro, entre ellos dos de sus últimos cuatro.

Ni siquiera la mejoría de sus últimos compromisos, sobre todo el duelo con el Barcelona más allá de la derrota, rebaja la alarma en el Atlético, que ha recibido siete de sus últimos once goles antes del minuto 25… Y que visita a un equipo que ha marcado siete de sus diez tantos más recientes en casa en el primer tiempo, hasta que se quedó a cero en su último choque como local contra la Real Sociedad (0-2), después de cuatro triunfos seguidos.

Mientras pretende y aguarda a Memphis Depay, el Atlético ha perdido ya a Joao Félix, cedido al Chelsea hasta el final de este curso entre el desencuentro deportivo entre el técnico y el jugador. Más allá del debate de su dimensión real en el equipo, por debajo de las expectativas, y de la responsabilidad de tal hecho, el atacante luso ha sido el goleador del equipo en cuatro de los últimos cinco tantos ligueros del bloque madrileño.

Su baja la suplirá este domingo Ángel Correa, a juzgar por las pruebas durante la semana del técnico. A su lado estará Antoine Griezmann, ya indiscutible e incontestable como en el pasado en el esquema de Simeone, también con la variante que le ofrece para jugar por una banda o como interior, donde asume más volumen y más protagonismo en la actualidad. El internacional francés apunta al ataque, con la suplencia de Álvaro Morata.

Sin Yannick Carrasco, por una elongación, ni Stefan Savic, sancionado, ni José María Giménez, lesionado, las dudas surgen en el medio entre constantes pruebas. Esta semana, en esa línea, Simeone ha ensayado al menos una vez con todos los centrocampistas menos Saúl Ñíguez en el teórico once titular: Geoffrey Kondogbia, Axel Witsel, Koke Resurreción, Pablo Barrios, Rodrigo de Paul, Thomas Lemar y Marcos Llorente.

Jugarán cuatro, previsiblemente Marcos Llorente, Koke Resurrección, Geoffrey Kondogbia y Thomas Lemar. De Paul y Pablo Barrios, que no se entrenó este sábado por una leve indisposición, son las alternativas. No aparenta opciones Saúl, con el que no ha probado ningún dia. No juega de inicio desde la derrota 2-1 en Oporto en la Liga de Campeones, el 1 de noviembre. Ha disputado nada más 11 minutos desde la vuelta de la competición.

Atrás, sin Giménez ni Savic -cumple el primero de sus dos partidos de suspensión por su expulsión ante el Barcelona-, Simeone reubicará de nuevo a Axel Witsel y recuperará a Mario Hermoso, después de cumplir sanción. A la derecha se espera a Nahuel Molina. A la izquierda, al pujante Sergio Reguilón, que empezó la semana como el elegido para el once, pero la ha terminado fuera de la probable alineación, o a Reinildo Mandava.

Enfrente, el Almería quiere recuperar la senda de triunfos en casa, donde había encadenado cuatro hasta que la Real Sociedad la desarboló la pasada semana para alimentar la zozobra que surge de la obligación de ser fuerte como local para lograr la permanencia.

Los almerienses, que sólo han sostenido su portería a cero en el partido previo al parón mundialista, necesitan esa fortaleza en tareas defensivas y despejar las dudas que surgieron la pasada semana, en la que los errores en tareas de retaguardia influyeron en el resultado final.

Para la cita del domingo, el entrenador del Almería, Joan Francesc Ferrer ‘Rubi’, tendrá que hacer descartes, como consecuencia de tener todos los futbolistas disponibles, y así la recuperación de Leo Baptistao, que no pudo jugar el partido del pasado domingo por un proceso gripal, podría deparar la presencia del brasileño ante uno de sus exequipos.

Con ello, se crea la duda de quién podría salir del once del pasado domingo frente a la Real Sociedad. La duda es si será por Luis Suárez o no. El colombiano jugó en banda en esa cita y no se le vio cómodo. Éste aseguró sentirse mejor como referencia en punta, aunque también que lo que quiere es jugar, desenvolviéndose bien en cualquiera de las posiciones de ataque con las que actúe el equipo.

También existe la duda de si por la izquierda volverá a aparecer Largie Ramazani o Adrián Embarba. El jugador belga ha sido fijo en los dos últimos partidos de LaLiga, mientras que el madrileño siempre actuó como revulsivo.

– Alineaciones probables:

UD Almería: Fernando; Pozo, Ely, Babic, Akieme; De la Hoz, Melero, Robertone; Baptistao, El Bilal Touré y Ramazani.

Atlético de Madrid: Oblak; Molina, Witsel, Hermoso, Reguilón o Reinildo; Llorente, Koke, Kondogbia, Lemar; Griezmann y Correa.

Árbitro: Sánchez Martínez (C. Murciano).

Estadio: Power Horse Stadium.

Hora: 16.15.

———————————————————————————————————————–

Puestos: Almería (14º, 17 puntos); Atlético de Madrid (5º, 27 puntos).

La clave: La ambición inicial.

El dato: El Atlético solo ha ganado uno de sus ocho partidos de Liga en Almería, seis ante el actual club dela ciudad, y fue en el partido más reciente disputado entre ambos, en la temporada 2014-15, con gol de Joao Miranda, que esta semana anunció su retirada.

La frase: Rubi: “Nuestra baza pasa por creernos que podemos ganar el partido e ir a por ellos. Esta es la intención. Sabiendo que tienen muy buenas virtudes, queremos que se vean también las nuestras”.

El entorno: Se espera lleno en el Power Horse Stadium, que ha ampliado su aforo con una gradas supletorias ubicadas en Preferencia, con 1.200 localidades más.

Publicidad