Publicidad

Shanghái (China), 18 mar (EFE).- La producción industrial en China creció un 7 % interanual en el primer bimestre, lo que supone un ritmo de avance dos puntos porcentuales superior al registrado en diciembre, según datos oficiales divulgados hoy por la Oficina Nacional de Estadística (ONE) del país asiático.

La cifra de los dos primeros meses del año superó con creces los pronósticos de los analistas, que esperaban un crecimiento de en torno a un 5 %.

De los tres grandes sectores en los que la ONE divide el indicador, el que más aumentó su producción en enero y febrero fue el de producción y suministro de electricidad, calefacción, gas y agua (+7,9 % interanual), seguido por el de manufactura (+7,7 %) y, por último, el de minería (+2,3 %).

La institución destacó específicamente el repunte de producción en algunos segmentos como la producción de impresoras 3D (+49,5 %), de cargadores para vehículos eléctricos (+41,8 %) o de componentes electrónicos (+41,5 %).

Este lunes, la autoridad estadística china también divulgó otros datos estadísticos como las ventas al por menor, indicador clave del estado del consumo, que crecieron un 5,5 % interanual, porcentaje que supera las expectativas más extendidas entre los analistas, de en torno a un 5,2 %, pero que queda por debajo del de diciembre (+7,4 %) y del global de 2023 (+7,2 %).

Por su parte, la tasa oficial de desempleo en zonas urbanas repuntó una décima hasta situarse en el 5,3 % al cierre de febrero.

La inversión en activos fijos aumentó un 4,2 % interanual en el primer bimestre, superando también con fuerza su última marca (+3 %) y los pronósticos de los expertos (+3,2 %).

Este último indicador, según la ONE, habría crecido un 8,9 % de no ser por el continuo derrumbe de la inversión en promoción inmobiliaria (-9 % interanual), ya que los otros dos grandes segmentos que lo componen sí experimentaron repuntes: la destinada a manufactura subió un 9,4 % y la de infraestructura, un 6,3 %.

Cabe destacar que, a lo largo de 2023, la inversión inmobiliaria ya se había desplomado un 9,6 % interanual, lo que se sumaba a otra fuerte caída del 10 % en 2022 en el marco de una crisis que parece no tocar fondo en el sector y que ha lastrado la recuperación económica en el país asiático.

En cualquier caso, Zichun Huang, analista de la consultora británica Capital Economics, cree que las cifras publicadas hoy por la ONE muestran “una cierta mejora” en la economía china durante el principio del presente ejercicio, apoyada por las exportaciones en el caso de la producción industrial o por las medidas de apoyo fiscal en el de la inversión en infraestructura.

“Creemos que esta recuperación continuará a lo largo de los próximos meses gracias al aumento de las políticas de apoyo avanzado durante la (recientemente celebrada sesión anual de la) ANP (la Asamblea Nacional Popular, el Legislativo chino), aunque conseguir el objetivo gubernamental de crecimiento de en torno a un 5 % parece todavía complicado”, apunta la experta.

Huang anticipa un impulso todavía mayor a la inercia de la segunda economía mundial a corto plazo, pero cree que esta situación positiva “podría durar poco” por factores estructurales como la mencionada crisis inmobiliaria, sobre la que asegura que la “corrección” en la construcción no ha hecho más que comenzar, pronosticando que se reducirá “a la mitad” en los próximos años, lo que lastrará el crecimiento económico a medio plazo.

Publicidad