Caracas, 27 sep (EFE).- La vicepresidenta ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez, dijo este lunes que la reconversión monetaria, que se hará efectiva en el país caribeño el próximo 1 de octubre -la tercera en lo que va de siglo-, busca preservar y dar impulso a la moneda nacional, el bolívar.
La reconversión que verá la luz en menos de una semana consistirá en la eliminación de seis ceros a la divisa local, que, según Rodríguez, no afectará al valor real de la moneda, que pasará a llamarse bolívar digital.
“No estamos afectando en absoluto el valor del bolívar. A partir del primero de octubre el bolívar seguirá valiendo exactamente lo mismo. No va a valer más, no va a valer menos, es solamente una escala monetaria que estamos aplicando suprimiendo seis ceros para facilitar las transacciones”, dijo.
Debido a la hiperinflación que comenzó en noviembre de 2017 y a la devaluación de la moneda, los billetes de bolívares han desaparecido prácticamente de las calles, ya que el de mayor denominación, el de un millón, se cambia por unos 25 centavos de dólar y tiene apenas capacidad de compra.
Rodríguez dijo que “los nuevos billetes van a coexistir con los viejos billetes durante un tiempo”, aunque no especificó cuánto.
Además, aseguró que ya en toda la banca nacional pública y privada hay billetes de 5 y 10 bolívares de la nueva expresión monetaria que circularán desde el lunes 4 de octubre, y que “más del 90 % de la familia de este bolívar está también en las agencias bancarias a nivel nacional”.
El próximo jueves, a las 20.00 hora local (00.00 GMT de 1 de octubre), las entidades financieras realizarán “una pausa operativa” en toda la banca venezolana para adecuar el sistema, que espera comenzar su trabajo “gradual y progresivamente” el viernes 1 de octubre, a partir de las 6.00 hora local (10.00 GMT).
La funcionaria agregó que, a partir del lunes 4 de octubre y hasta el viernes 10 de octubre, la banca abrirá al público para facilitar las transacciones, pese a ser semana radical por cuarentena, dentro del sistema denominado 7+7, por el que se establece una semana de cierre parcial de la economía, seguida de otra de flexibilización.
Finalmente, la vicepresidenta celebró el nombramiento de Román Maniglia -actual viceministro de Economía Digital, Banca, Seguros y Valores- como presidente del estatal Banco de Venezuela, cuatro días antes de que entre en vigor la reconversión.