Buenos Aires, 4 nov (EFE).- La vicepresidenta argentina, Cristina Fernández, que fue jefa de Estado entre 2007 y 2015, “cursa un post operatorio normal, en buen estado general de salud” tras haber sido sometida este jueves a una operación quirúrgica ginecológica programada, según el parte médico difundido por el centro médico.

Vista de carteles que animan a la vicepresidenta argentina Cristina Fernández, a las afueras del Sanatorio Otamendi donde fue intervenida hoy, en Buenos Aires (Argentina). EFE/Juan Ignacio Roncoroni

“En el día de la fecha Cristina Fernández de Kirchner ingresó a nuestra institución para someterse a un procedimiento ginecológico quirúrgico programado. Dicho procedimiento ha sido realizado por la vía laparoscópica”, expresó el Sanatorio Otamendi, la clínica de Buenos Aires donde fue intervenida la política.

En un parte médico posterior, se informó que la paciente continúa con “una evolución favorable del procedimiento quirúrgico realizado”, una histerectomía, en “buen estado general y con buena recuperación de la anestesia”.

“De acuerdo a la evaluación macroscópica realizada, el pólipo uterino encontrado presenta características benignas. El resultado definitivo del examen histopatológico se emitirá la próxima semana”, añadieron desde la clínica.

Según habían confirmado por la mañana a Efe fuentes de la defensa jurídica de la viuda del exmandatario Néstor Kirchner (2003-2007), a Fernández se le realizó una histerectomía, que consiste en la extirpación del útero y, en algunos casos, del cuello del útero.

Se espera que la vicepresidenta siga internada para seguir con su recuperación entre tres y cinco días.

Esta intervención quirúrgica se produce apenas diez días antes de que Argentina celebre elecciones legislativas, unos comicios en los que el oficialismo parte en desventaja debido a la contundente derrota que sufrió en las primarias abiertas, simultáneas y obligatorias de septiembre. En estas elecciones se renovará la mitad del Congreso y un tercio del Senado.

Publicidad