Publicidad

Miami, 27 feb (EFE).- La periodista argentina Lana Montalban ha transformado el profundo dolor que siente por los niños ucranianos, en un país arrasado por la guerra con Rusia, en una catarsis hermosa e infantil con un libro de cuentos, ‘Lullaby, Canción de Cuna’, que entrega una nota final positiva y esperanzadora.

“El disparador de este libro infantil tiene que ver con mis raíces, que nunca había sentido hasta que Rusia invadió Ucrania y eso despertó en mí una nacionalidad que yo desconocía”, dice en una entrevista con EFE Montalban, cuyos abuelos ucranianos emigraron a Argentina, país donde ella creció y vivió hasta los 18 años.

El “despertar” de esas raíces ucranianas en la conciencia de la periodista se manifestó de forma repentina, dolorosa y “extraña” a partir de una “depresión muy profunda” con la que tuvo que lidiar al comienzo del conflicto bélico, que cumplió el pasado 24 de febrero su segundo aniversario.

De hecho, cuando se verificó la invasión de Ucrania, Montalban (cuyo verdadero apellido es Barck) sufrió una depresión tan profunda que “no podía dejar de llorar ni podía funcionar” en su quehacer diario.

“Fue como si mis antepasados se hubieran levantado de la tumba, me cogieran de la ropa y me sacudieran y dijeran ‘tienes que hacer algo, tienes que ayudar de alguna forma'”, explica la argentina, que reside en Miami, donde ha desarrollado gran parte de su trayectoria profesional en los medios de comunicación.

Pese a que nunca ha viajado a Ucrania, dice que fue como si las voces de sus bisabuelos, asesinados en los pogromos de Odesa por los soviéticos antes de la II Guerra Mundial, le hablaran e impulsaran hacia un compromiso personal.

La respuesta a esa llamada interior se concretó en la escritura de este cuento que narra la historia de una niña en un refugio de un país en guerra. Una niña que se hace múltiples preguntas a las que su abuela intenta dar respuesta y tranquilizarla cantándole una canción de cuna para dormirla.

Así, en sueños, la pequeña logra “volver a tener una vida normal”. El cuento, publicado en 2023 e ilustrado por la ucraniana Polina Pluslem, “termina en una nota positiva, y, aunque la realidad no siempre lo es, los niños tienen mecanismos de imaginación con los cuales pueden volver a esa vida normal”, dice.

En cuanto a la posibilidad de que se abra un proceso de negociaciones o se llegue a un acuerdo de paz entre ambas partes, Montalban se muestra muy escéptica, ya que “con (el presidente ruso, Vladímir) Putin, no se puede llegar a acuerdos de paz”. “No se puede confiar en Putin”, sostiene la periodista y escritora.

Está convencida de que “la única salida es que Europa, Estados Unidos y el resto del mundo frene” a Putin.

“En Putin no se puede confiar. Si se le entrega algo (la zona del Donbás, rusófona,), va a decir que sí y luego irá, lamentablemente, por el resto”, dice Montalban, quien revela que necesitó ocho meses para poder leer su propio libro en voz alta sin llorar.

No obstante, se trata de un libro infantil familiar, para niños de 3 a 8 años, que no describe “la carnicería” que está sucediendo en Ucrania, con “niños muertos, niños sin su padre, sin escuela, traumatizados de por vida” y con secuelas espantosas.

Los beneficios obtenidos por la venta del libro (disponible en Amazon y la librería Barnes & Noble) irán en su totalidad a tres fundaciones localizadas en Ucrania que trabajan con niños desplazados y heridos, bebés y huérfanos.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, cifró este domingo en 31.000 el número de soldados ucranianos muertos desde el comienzo de la invasión militar rusa a gran escala hace dos años, una cifra que el Ministerio de Exteriores ruso asegura que es falsa.

Se trata de la primera vez que el bando ucraniano daba una cifra concreta de muertos en sus propias filas durante la guerra.

Ucrania ha reconocido que sufre un grave déficit de munición que está permitiendo a Rusia seguir ganando terreno en el este.

Zelenski participó en la cumbre convocada este lunes en París por el presidente francés, Emmanuel Macron, para dar apoyo a Ucrania y abordar temas como el incremento de la producción militar europea.

Publicidad