Lima, 13 oct (EFE).- Las medidas de protección por violencia machista contra el ex primer ministro peruano Guido Bellido emitidas en favor de la diputada Patricia Chirinos no incluyen una orden de alejamiento, tal y como por error informó Efe el pasado 6 de octubre.

La jueza Virginia Arroyo, del decimoquinto Juzgado de Familia Especializado en Violencia Contra la Mujer, otorgó medidas de protección a favor de Chirinos, diputada de la oposición, quien denunció a Bellido, entonces primer ministro, por violencia psicológica en una auto que se publicó en esa fecha.

Sin embargo, no incluyó en su resolución la medida de alejamiento y la prohibición de que Bellido pudiera acceder al lugar de trabajo o estudio de la víctima que ésta había solicitado expresamente en su pedido a la Justicia.

En su información, Efe interpretó mal la resolución judicial y asumió erróneamente que el otorgamiento de medidas de protección en favor de Chirinos incluía todos los extremos solicitados por la diputada opositora.

“QUE TE VIOLEN”

La parlamentaria, del derechista partido Avanza País, denunció a Bellido por haberle dirigido “frases con la finalidad humillarla, avergonzarle e insultarle”, lo que en varias ocasiones fue negado en rotundo por Bellido.

Los hechos sucedieron hace meses en una reunión de la mesa directiva del Parlamento, cuando, según la declaración de Chirinos, ella pidió que le designaran la misma oficina que usó su padre, el excongresista Enrique Chirinos.

“Anda cásate”, le respondió presuntamente Bellido, según la versión de Chirinos, quien le respondió que ella ha sido una mujer “soltera, casada, divorciada y ahora viuda”.

“Ahora solo falta que te violen”, remató el primer ministro y también congresista del oficialista partido socialista Perú Libre, siempre según el relato de Chirinos.

La resolución judicial prohíbe expresamente a Bellido ejercer cualquier tipo de violencia psicológica sobre la víctima en la esfera “pública o privada”, bajo “apercibimiento de ser denunciado penalmente por desobediencia y resistencia a la autoridad judicial”.

Además, Bellido deberá someterse a una evaluación psicológica y está obligado a seguir una terapia en el centro de salud más cercano a su vivienda y reportar el resultado al juzgado.

Pese a que en un primer momento Bellido había amenazado con denunciar a Chirinos por difamación si no se retractaba de su acusación, el parlamentario desistió de tomar cualquier acción legal contra la parlamentaria.

De hecho, en varias ocasiones Bellido ha expresado también sus disculpas por expresiones “impropias y hasta irrespetuosas” hacia las mujeres que emitió en el pasado.

Bellido, del sector más izquierdista del partido Perú Libre, fue destituido del cargo precisamente el día 6 por el presidente Pedro Castillo, que nombró como Presidenta del Consejo de Ministros a la abogada Mirtha Vásquez.