Publicidad

El monegasco Charles Leclerc (Ferrari) fue el más rápido este viernes en la jornada de entrenamientos libres para el Gran Premio de Australia, el tercero del Mundial de Fórmula Uno, que se disputa en el Albert Park de Melbourne: un circuito semiurbano en el que los españoles Carlos Sainz (Ferrari) y Fernando Alonso (Aston Martin) marcaron el tercero y el quinto tiempo, respectivamente; y el mexicano Sergio Pérez (Red Bull), el octavo.

El monegasco Charles Leclerc (Ferrari), que este viernes marcó el mejor tiempo en los entrenamiento libres para el Gran Premio de Australia, el tercero del Mundial de Fórmula Uno, en una imagen de archivo. EFE/Sebastião Moreira

Leclerc logró el mejor crono de la jornada en la segunda sesión, en la que todos marcaron sus vueltas rápidas -con el neumático de compuesto blando- antes de simular carrera; y en la que los dos pilotos de Ferrari hicieron un sandwich con el neerlandés Max Verstappen (Red Bull), triple campeón mundial y líder del campeonato, que se inscribió segundo en la tabla de tiempos.

El piloto del principado de la Costa Azul cubrió los 5.278 metros de Albert Park en un minuto, 17 segundos y 277 milésimas, 381 menos que Verstappen -ganador de las dos primeras carreras, en Baréin y Arabia Saudí- y con 430 sobre Sainz, que retornó a pista después de haberse perdido la última prueba, en Yeda, a causa de una apendicitis.

Después de las dos primeras pruebas con muchas turbulencias fuera de pista, la calma ha llegado -al menos aparentemente- en el tercer Gran Premio del año, en Melbourne, donde parece que ha apaciguado la guerra interna de Red Bull y la FIA (Federación Internacional del Automóvil) anunció que exoneraba de responsabilidad alguna a su presidente, el emiratí Mohammed Ben Sulayem.

Verstappen, de 26 años, que encabezó sendos ‘dobletes’ junto a ‘Checo’ para la dominante escudería austriaca en Baréin y en Arabia Saudí, manifestó su intención de cumplir el contrato que le une a los toros rojos hasta 2028, rebajando el nivel de los rumores acerca de quién podría ocupar su puesto en el hipotético caso de que dejase el equipo. Y el comité de ética de la FIA concluyó que su presidente ni había interferido en la decisión de retirarle una sanción a Alonso el año pasado en Arabia -en una carrera que acabó tercero-, ni había intentado perjudicar la homologación del circuito de Las Vegas (EEUU), debutante como Gran Premio la pasada campaña.

Así que, en espera de nuevas controversias -que no dejan de integrar la esencia de la F1-, el foco se centró en el circuito de Melbourne, con no poca gente luchando contra las inclemencias del ‘jet lag’ provocado por el (para la mayoría) viaje más largo del año y la gran diferencia horaria.

El inglés Lando Norris (McLaren) había liderado la tabla de tiempos en la primera sesión, en la que la mejor noticia, de mano, fue el regreso a pista de Sainz, operado de urgencia de una apendicitis hace dos semanas, un percance que le hizo perderse el Gran Premio de Arabia Saudí, en Yeda.

Norris (1:18.564) había aventajado en 18 milésimas a Verstappen y en 33 al británico George Russell (Mercedes) -que acabaría la jornada con el sexto tiempo, por detrás de Alonso-, en un ensayo en el que los primeros siete se ubicaron en el umbral de una sola décima; en la que ‘Checo’ marcó el sexto crono -a 78 milésimas- y Sainz, el octavo, a 122.

El doble campeón mundial asturiano -que logró una de sus 32 victorias en F1 en esta pista (en 2006, el año que revalidó título)- tuvo que cambiar el suelo de su monoplaza tras salirse a la grava en la décima de las 14 curvas de la pista; y ocupó el decimoctavo lugar en la tabla de tiempos, a un segundo y una décima; en una sesión en la que puso los pelos de punta el trompo entre las curvas 9 y 10 que protagonizó, cuando rodaba a muy elevada velocidad, el finlandés Valtteri Bottas (Kick Sauber).

En la segunda sesion, asimismo ventosa, no participó el tailandés Alex Albon, que había accidentado (por fortuna sin consecuencias físicas personales) su Williams en la sexta curva de Albert Park durante la primera; en una pista re-asfaltada en la que hay que encontrar un compromiso entre la alta velocidad en las rectas con el necesario ‘grip’ en zonas viradas.

A Williams -sin un tercer chásis en ‘Down Under’- se le subió el agua al cuello cuando el estadounidense Logan Sergeant trompeó tras tocar la gravilla en la salida de la curva 11; justo después de rebasarse el primer cuarto de hora del segundo ensayo, que casi todos empezaron con el neumático medio.

Aston Martin fue la más madrugadora en instalar el blando y Alonso fue el primero en bajar del 1.18 pasados los veinte minutos (1:17.912), marcando un crono que se canjearía por el quinto puesto al final de la sesión, en la que el genio astur -en una segunda juventud a los 42 años- intentó recuperar el tiempo perdido en la primera. Sus 31 vueltas sólo las superaron Bottas y el francés Pierre Gasly (Alpine), decimocuarto y decimoquinto, respectivamente, este viernes.

Luego, los Ferrari mejorarían el tiempo de Fernando; y Verstappen se probó, pero posiblemente no sacó todo su potencial, a una vuelta, colocándose entre los dos coches de la escudería más laureada de la historia de la F1; en la primera jornada de ensayos para un Gran Premio en el que habrá que estar muy atento a la degradación de las gomas, ya que este año -a diferencia del pasado- el suministrador único de neumáticos (Pirelli) ha optado por la gama de compuestos más blanda (C3, C4 y C5).

El canadiense Lance Stroll, compañero de Alonso, se inscribió entre los dos españoles y acabó la sesión con el cuarto tiempo, a medio segundo de Leclerc y con nueve centésimas de ventaja sobre el piloto de Oviedo. ‘Checo’, segundo en el Mundial tras concluir en esa posición tanto en Baréin, como en Arabia -y que el domingo apuntará al tercer ‘doblete’ seguido de Red Bull- cerró la jornada con el octavo tiempo, a 813 milésimas de Leclerc.

El séptuple campeón mundial inglés Lewis Hamilton (Mercedes), protagonista del bombazo informativo de la pretemporada, al anunciar que el curso próximo será -con 40 años- piloto de Ferrari, escudería en la que sustituirá a Sainz -que aún no ha informado acerca del equipo en el que estará en 2025- no deslumbró este viernes.

A más de segundo y medio del monegasco, el espectacular y excéntrico campeón de Stevenage se inscribió decimoctavo en la tabla de tiempos de unos entrenamientos que se completarán este sábado, horas antes de la calificación, que ordenará la formación de salida de la carrera dominical: prevista a 58 vueltas, para completar un recorrido de 306 kilómetros.

Adrián R. Huber

Publicidad