Publicidad

Río de Janeiro, 24 mar (EFE).- Las muertes por las intensas lluvias que castigaron al sureste de Brasil desde el pasado viernes llegaron a 25 este domingo, cuando fuentes oficiales confirmaron otros 13 decesos en el estado de Espíritu Santo.

Las 13 nuevas víctimas, que se suman a otras 4 que ya habían sido comprobadas el sábado en esa región, se registraron durante las últimas 24 horas en la ciudad de Mimoso do Sul, la más afectada por los temporales en Espíritu Santo.

En todos los casos, la causa fueron deslizamientos de tierras que arrastraron viviendas situadas en cerros y en zonas de alto riesgo.

Las tempestades se desataron durante la noche de este viernes y castigaron diversas zonas del sureste del país, pero tuvieron una especial incidencia en la región serrana situada a unos 100 kilómetros de la ciudad de Río de Janeiro.

En esa región montañosa, por deslizamientos de tierra causados por las lluvias, se registraron cinco de las muertes comprobadas en el estado fluminense, a las que sumaron otros tres decesos en zonas de Río de Janeiro.

Aunque las lluvias han cesado, Río de Janeiro y Espíritu Santo seguían este domingo en ‘estado de alerta’ y las autoridades mantenían acuartelados a los miembros del cuerpo de Bomberos y Defensa Civil.

El servicio meteorológico había alertado de que los temporales podían extenderse a otras zonas del sureste de Brasil, como los estados de São Paulo y Minas Gerais pero, aunque ha llovido en esas regiones, la intensidad no ha sido la que estaba prevista y no se han registrado víctimas ni daños materiales.

Publicidad