Publicidad

Redacción Deportes, 6 ene (EFE).- El francés Sébastien Loeb (Prodrive) se congratuló de que en la sexta etapa del Dakar, en el que marcó el segundo mejor tiempo en la meta, fueran otros pilotos los que tuvieran una jornada complicada y no él, que tuvo muchos problemas en los primeros días de competición.

EFE/EPA/Leon Jansen

“Nos fue bastante bien. Rompimos un diferencial, pero no sufrimos demasiado por ello, aunque hace mucho ruido en el coche. No nos vamos a quejar, ha sido un día bastante claro”, valoró tras la meta.

EFE/EPA/Leon Jansen

Para el nueve veces campeón del mundo de rallies, “se ha invertido un poco la tendencia”.

“Esta vez son los demás los que han tenido problemas. Vamos a dar un pequeño salto en la clasificación, lo que no está nada mal”, precisó.

Publicidad