Publicidad

Londres, 23 nov (EFE).- El ministro británico de Economía, Jeremy Hunt, afirmó este miércoles ante un comité de la Cámara de los Comunes que aspira a “eliminar barreras físicas al comercio” entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE) levantadas tras el Brexit.

Hunt argumentó que las aduanas entre el territorio británico y el comunitario deberían emular “lo que ocurre en la frontera entre Suiza y Francia, o en la frontera entre Noruega y Suecia”.

Al abandonar la UE, el Reino Unido descartó acuerdos con Bruselas similares a los de Noruega y Suiza, dado que implicaban aceptar la jurisdicción de los tribunales comunitarios, alinearse con los estándares comerciales de la UE, garantizar la libre circulación de personas y hacer contribuciones al presupuesto europeo, entre otros aspectos que los gobiernos británicos han rechazado hasta ahora.

A pesar de su deseo de retirar barreras comerciales, el ministro insistió hoy en que no quiere alejarse del tratado comercial que entró en vigor en enero de 2021, que no fija cuotas ni aranceles, pero establece controles y requisitos que ralentizan y encarecen los intercambios.

“Ni respaldo ni he contemplado nunca cualquier pacto que signifique alejarse del Acuerdo de Cooperación y Comercio con la UE”, aseguró Hunt ante el Comité del Tesoro del Parlamento.

“Eso significaría que no podemos negociar o decidir sobre las regulaciones que queremos como soberanos e iguales, que pagamos dinero innecesario a la UE o incluso hacer compromisos en cuanto a la libertad de circulación” de personas, agregó.

El debate sobre el estatus del Reino Unido tras el Brexit se ha intensificado después de que la Oficina de Responsabilidad Presupuestaria británica, un órgano independiente que asesora al Gobierno, alertara la semana pasada de que la salida de la UE va a recortar en un 15 % los flujos comerciales y ha tenido ya un “efecto adverso significativo” en la economía británica.

Hunt, que defendió la permanencia en la UE antes del referéndum de 2016, aunque más tarde se ha alineado con las tesis de los defensores del Brexit, ha sido acusado por el ala más euroescéptica del Partido Conservador de haber filtrado a la prensa supuestos planes para negociar un nuevo acuerdo con Bruselas más cercano al de Suiza.

“Si están diciendo que fue el Ministerio de Economía, que fui yo, la fuente de cualquier sugerencia de que deberíamos renegociar el acuerdo y avanzar hacia un pacto similar al de Suiza, la respuesta es que no”, aseguró el ministro. EFE

gx/prc/mj

Publicidad