Publicidad

Dublín, 11 ene (EFE).- El ministro británico de Asuntos Exteriores, James Cleverly, aseguró este miércoles que quiere abordar en sus negociaciones con la Unión Europea (UE) los “problemas” que está causando el Protocolo del Brexit para la región.

Cleverly efectuó esas declaraciones después de reunirse hoy en Belfast con representantes empresariales y con los principales partidos políticos de la región, a excepción de los nacionalistas Sinn Féin y Partido Socialdemócrata y Laborista (SDLP).

Ambas formaciones rechazaron formar parte de una mesa redonda después de que el Sinn Féin, primer partido regional, acusase a Londres de impedir la presencia de su presidenta, la dublinesa Mary Lou McDonald, diputada en la Cámara Baja de la República de Irlanda.

Cleverly explicó que la líder del Sinn Féin en Irlanda del Norte, Michelle O’Neill, estaba invitada a la reunión, al tiempo que insistió en su viaje hoy a la provincia tenía como objetivo dialogar con los dirigentes locales.

“Por supuesto que iré a Irlanda próximamente y me reuniré con políticos irlandeses, pero quería realmente escuchar a los representantes electos de Irlanda del Norte”, precisó el jefe de la diplomacia británica.

Su visita a la región había generado cierta expectación después de los progresos logrados esta semana en las negociaciones que mantienen Londres y Bruselas sobre el citado protocolo.

Las dos partes anunciaron este lunes que se ha alcanzado un acuerdo sobre el acceso del bloque comunitario a los sistemas británicos de datos que ofrece “una nueva base” a las negociaciones para definir su relación pos-Brexit.

Del éxito de estas negociaciones depende, por ejemplo, que el probritánico Partido Democrático Unionista (DUP) acepte formar con el Sinn Féin un Gobierno de poder compartido, que permanece suspendido desde hace casi un año por su rechazo al citado protocolo.

A este respecto, Cleverly destacó hoy que sus encuentros con líderes políticos y empresariales le han ayudado a entender “las experiencias reales” que afronta la región para operar este instrumento del Brexit, lo que le servirá, dijo, para encarar sus conversaciones con la UE.

“Han puesto el foco sobre un número de problemas que ya habíamos planteado y sobre ejemplos reales prácticos, como las dificultades para traer rosas de Inglaterra para vender en Irlanda del Norte”, agregó el ministro, en referencia a los controles impuestos a ciertas mercancías para pasar desde Gran Bretaña a la provincia.

El líder del DUP, Jeffrey Donaldson, celebró que Cleverly “reconozca que cualquier acuerdo” sobre el protocolo debe contar con el visto bueno de los unionistas.

“Ha sido una buena oportunidad para presentar nuestros puntos de vista sobre cómo deben avanzar las negociaciones y en qué áreas deben centrase”, subrayó el dirigente unionista.

Publicidad