Publicidad

Ciudad de México, 27 feb (EFE).- El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, celebró este martes que “regresa lo privado a lo público” después de que el Gobierno concretó la compra de 13 plantas de Iberdrola por 6.200 millones de dólares (unos 5.700 millones de euros).

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, habla durante una rueda de prensa en el Palacio Nacional, en Ciudad de México (México). EFE/Sáshenka Gutiérrez

“Se regresa lo privado a lo público, son 13 plantas que se adquirieron, que se compraron, y esto va a significar que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y el Gobierno, que es del pueblo, ya tengan más del 50 % de la generación de energía eléctrica”, expresó el mandatario en su conferencia matutina.

El gobernante mexicano se refirió al anuncio de Iberdrola del lunes, cuando confirmó en un comunicado que, tras las aprobaciones regulatorias, quedó cerrado el acuerdo de intenciones firmado por el presidente de la energética, Ignacio Sánchez Galán, y el presidente López Obrador en abril de 2023.

Las plantas incluidas en la operación cuentan con una capacidad instalada de 8.539 megavatios (MW), de los que el 99 % corresponde a ciclos combinados de gas, mientras que una de ellas es de energía eólica.

López Obrador, quien durante años criticó a Iberdrola como símbolo de la privatización en el sector energético durante el “periodo neoliberal”, justificó ahora que la compra es “para que se siga abasteciendo a todos los usuarios, a todos los consumidores, de energía barata sin fines de lucro”.

“Donde solo está privatizado el servicio eléctrico las tarifas son altísimas, por eso padecieron mucho en España”, mencionó.

El presidente no detalló cómo operarán las nuevas plantas, pues la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) condicionó este mes la adquisición a que operen de forma independiente de la CFE, la empresa eléctrica del Estado.

Incluso, el mandatario insistió en que la compra es parte de su política de “rescatar” a Petróleos Mexicanos (Pemex) y la CFE “porque el propósito de los neoliberales era acabar con” las compañías estatales y “privatizarlo todo”.

“Si hubiésemos nosotros continuado por ese camino, hoy estaría produciendo la Comisión Federal de Electricidad cuando mucho el 10 % de la energía eléctrica que consume el país, las tarifas estarían hasta las nubes porque no habría ningún control en el precio”, argumentó.

López Obrador recordó que la tarde del martes visitaría una de las plantas de ciclo combinado que adquirió de Iberdrola en Tamazunchale, en el céntrico estado de San Luis Potosí.

“Esa planta es muy importante porque fue de las primeras que iniciaron en el periodo de privatización de la industria eléctrica, entonces es muy simbólico que se vaya a esa planta, que ya pasa a ser una empresa pública”, comentó.

Publicidad