Publicidad

Ciudad de México, 6 ene (EFE).- El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, valoró este viernes de forma positiva la nueva política migratoria de Estados Unidos, que acogerá a 30.000 migrantes de Venezuela, Haití, Cuba y Nicaragua al mes, aunque expulsará de inmediato el resto a México.

“Lo que está planteando no está mal, se malinterpretó lo que dijo, porque él lo que está planteando es que los (migrantes) que tengan necesidad de hacerlo, que puedan llegar a Estados Unidos mediante un procedimiento”, expuso este viernes en su rueda de prensa diaria.

De acuerdo con la información facilitada por ambos países este jueves, cuando se anunció la medida, Washington procesará el acceso al país y al mercado laboral de ese cupo de migrante siempre y cuando accedan por vía aérea y nunca por la frontera terrestre.

De cumplirse, significarían 360.000 permisos otorgados a migrantes de esos países al final del año.

“Eso está bien, además no se corren los riegos de la travesía. Se pueden hacer los tramites si hay un familiar en Estados Unidos que lo solicita, hay requisitos”, dijo López Obrador.

Con la inclusión de cubanos, haitianos y nicaragüenses, se amplía el programa que Washington lanzó en octubre pasado para entregar 24.000 permisos a migrantes venezolanos y, al mismo tiempo, deportar a México a quienes atravesaran la frontera sin permiso.

El Gobierno mexicano ha defendido estas medidas, aunque ha recibido críticas de activistas por acatar las políticas estadounidenses y desplegar a cerca de 30.000 militares en las fronteras norte y sur para tareas migratorias.

“En el caso de venezolanos, Marcelo (Ebrard, canciller mexicano) me informaba que ya han ingresado por este procedimiento como 12.000 y lo iniciaron hace dos o tres meses. Eso es lo que están proponiendo y lo vemos bien”, insistió.

“Mi mensaje es este: Si usted está intentando salir de Cuba, Nicaragua o Haití, no se presente en la frontera. Quédese donde está y haga la solicitud de forma legal”, expresó el presidente estadounidense, Joe Biden, tras el anuncio.

El mandatario de EE.UU. confirmó que quienes no cumplan con los requisitos serán expulsados de forma exprés bajo el Título 42, una política migratoria instaurada por su antecesor, Donald Trump (2017-2021), con el pretexto de la pandemia y que el Supremo ha ordenado mantener al menos durante los próximos meses.

Durante el año fiscal de 2022 se registró la detención de 2,76 millones de migrantes indocumentados, una cifra inédita.

Durante 2022, según datos de la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (Comar), México recibió 118.478 peticiones de migrantes que solicitaron asilo, la segunda cifra más alta tras la de 2021 con 131.448 casos. EFE

llo/ppc/psh

(foto)(vídeo)

Publicidad