Publicidad

Viena/Nicosia, 2 abr (EFE).- La flotilla con ayuda humanitaria para Gaza ha puesto rumbo de vuelta a su base en Chipre con buena parte de la carga sin entregar, tras el ataque israelí en el que el lunes murieron siete cooperantes de la ONG World Central Kitchen (WCK), según informaron a EFE este martes fuentes del operativo.

Antes del ataque se había logrado desembarcar unas 100 de las 400 toneladas que transportaba esta segunda misión del corredor marítimo de ayuda a Gaza, que partió el sábado pasado de Chipre, en el que colaboran WCK, fundada por el chef español José Andrés, y la ONG Open Arms.

Previamente, World Central Kitchen había anunciado que interrumpía inmediatamente sus operaciones en la región y que tomaría pronto decisiones sobre el futuro de su actividad.

La ONG lleva cinco meses trabajando en Gaza, durante los que ha repartido decenas de millones de comidas entre la población gazatí.

De momento, los barcos están ya en ruta de regreso a Chipre, según confirmó a EFE Laura Lanuza, jefa de comunicación de la ONG española Open Arms, pero sin añadir más detalles de momento.

“No se trata sólo de un ataque contra WCK, sino también contra las organizaciones humanitarias que intervienen en las situaciones más terribles, en las que los alimentos se utilizan como arma de guerra. Es imperdonable”, ha denunciado Erin Gore, directora general de World Central Kitchen, en un comunicado.

Esta ONG también aseguró que el equipo atacado se estaba desplazando en una zona de desescalada en vehículos debidamente señalizados con el emblema de WCK, y que sus movimientos estaban coordinados con las fuerzas israelíes.

Por su parte, el ministro de Exteriores de Chipre, Constantinos Kombos, aseguró este martes en una rueda de prensa que el ataque se produjo a 12 kilómetros de la zona de desembarco de la ayuda, en la costa de Gaza, y que los cooperantes muertos se dirigían a sus casas desde los almacenes después de haber terminado su turno de trabajo.

“No sabemos por qué ocurrió esto, cómo ocurrió, cuál fue la razón, si hubo un error o no, esto es lo que estamos tratando de aclarar pero, como es comprensible, en este momento estamos pensando en las víctimas, pensando en WCK”, dijo el ministro.

Kombos aseguró que WCK ha suspendido sus operaciones por respeto a las víctimas y para revisar el protocolo de seguridad.

WCK y Open Arms inauguraron el pasado 12 de marzo un corredor para llevar a Gaza por mar ayuda humanitaria que alivie la hambruna provocada por el bloqueo y los ataques de castigo israelíes a los atentados del grupo islamista Hamás que el pasado 7 octubre dejaron más de 1.100 víctimas mortales.

En esas acciones de represalia han fallecido 32.900 personas, según el Ministerio de Sanidad gazatí, controlado por Hamás.

Publicidad