Río de Janeiro, 2 nov (EFE).- Miles de brasileños acudieron este martes en masa a los cementerios del país, en la celebración del Día de los Muertos, después del receso impuesto por las restricciones de la pandemia de coronavirus que restringió las visitas durante varios meses.

Personas caminan hoy por un túnel de flores con motivo del Día de los Muertos en el cementerio Jardim da Saudade, en Río de Janeiro (Brasil). EFE/Antonio Lacerda

La celebración de 2020 no se realizó por las medidas sanitarias impuestas en los cementerios, restricción que ya se arrastraba desde el inicio de la pandemia en marzo del año pasado y que se extendió por algunos meses más, con pocas excepciones de flexibilización en ciudades que tuvieron alguna tregua frente a la pandemia.

Un hombre llora hoy en la tumba de un familiar en el cementerio Jardim da Saudade, en Río de Janeiro (Brasil). EFE/Antonio Lacerda

Brasil, uno de los 3 países en números absolutos más afectados por la pandemia de la covid-19 junto a Estados Unidos e India, tiene casi 22 millones de casos confirmados y de 608.000 muertos, muchos de los cuales tuvieron que ser sepultados sin velorio y con ceremonias rápidas restringidas a un número mínimo de familiares.

Con la normalización de las actividades, después de una reducción en el número de casos y muertes y de más del 55 % de los 213 millones de habitantes con el ciclo completo de inmunización, los cementerios volvieron a abrir en los últimos días sus puertas para el público en general.

El cementerio de Cajú, en Río de Janeiro y el mayor del país, comenzó a recibir visitantes desde las primeras horas de la mañana y según la Alcaldía de la “Cidade Maravilhosa” se espera que al final del día pasen por las instalaciones unos 2 millones de personas.

Las tumbas de personajes famosos en la historia del país sepultados en ese cementerio carioca, como las del sambista Noel Rosa (1910-1937) -uno de los pioneros de ese género- y del cantante Tim Maia (1942-1998), volvieron a tener el flujo de visitantes de sus fanáticos.

El comercio de velas y de flores también dio inicio desde temprano y la limpieza y decoración de las tumbas por parte de los familiares fue realizada durante todo el fin de semana.

Otro de los principales cementerios de Río de Janeiro, el del Crematorio Sulacap y famoso por sus jardines, también tuvo un gran flujo de visitantes y una decoración especial para la celebración, con senderos rodeados de flores rosadas que formaban túneles de acceso al campo santo.

Sao Paulo, la mayor metrópoli brasileña, también tuvo un gran movimiento en su gran cantidad de cementerios esparcidos por la región metropolitana, principalmente en los de Vila Formosa, en la popular Zona Leste y el mayor de la ciudad, y el de Consolaçao, en el centro paulistano y famoso por sus esculturas.

En la capital Brasilia, en tanto, son esperadas cerca de medio millón de personas por los cementerios del Distrito Federal.En la capital Brasilia, en tanto, son esperadas cerca de medio millón de personas por los cementerios del Distrito Federal.

Publicidad