Publicidad

Redacción Deportes, 1 abr (EFE).- Mark Donovan, presidente de los campeones Kansas City Chiefs de la NFL, afirmó este lunes que su equipo esperará para actuar a que concluya la investigación sobre el accidente automovilístico que involucró al receptor Rashee Rice.

“En estas situaciones hay que esperar hasta tener todos los hechos y francamente no los tenemos en este momento. Llegaremos al fondo del asunto, reuniremos los hechos y reaccionaremos en consecuencia”, aseveró Donovan.

Rice, joven estrella de 23 años de los monarcas, era buscado por la policía de Dallas luego de que un automóvil registrado a su nombre estuvo involucrado en una colisión a alta velocidad con otro vehículo, incidente que afectó a otros autos el sábado pasado.

Cuatro personas sufrieron heridas leves consecuencia del accidente, dos de ellas fueron trasladadas a un hospital local.

Los conductores de ambos automóviles que ocasionaron el incidente huyeron; la policía investiga si el jugador estaba a bordo del vehículo.

Unas horas después de que el presidente de los Chiefs fijó la postura de la franquicia sobre el hecho, el abogado del jugador, Royce West, realizó una publicación en redes sociales en nombre de su cliente.

“Los pensamientos de Rashee están con todos los afectados por el accidente automovilístico del sábado. Rashee está cooperando con las autoridades locales y tomará todas las medidas necesarias para abordar esta situación de manera responsable”, fue el escrito que compartió el abogado.

La NFL no se ha pronunciado respecto al incidente.

Rashee Rice llegó a Kansas City seleccionado en la segunda ronda del Draft del año pasado.

Su temporada de debut en la liga fue sobresaliente. Acumuló 79 recepciones para 938 yardas y siete anotaciones en la temporada regular.

En ‘playoffs’ tuvo actividad en los cuatro partidos que los Chiefs disputaron, incluido el Super Bowl LVIII en el que vencieron 25-22 a los San Francisco 49ers para proclamarse campeones.

Los números del receptor en la postemporada fueron 26 recepciones para 262 yardas y un ‘touchdown’.

Publicidad