Publicidad

Tegucigalpa, 14 ene (EFE).- El Gobierno de Nicaragua extendió el congelamiento de los precios de los combustibles en una semana, para continuar con una política que inició nueve meses atrás, según informaron este sábado el Ministerio de Energía y Minas (MEM) y el Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

El objetivo de la medida es mantener estables los costos de los productos de consumo familiares, según las autoridades del MEM y del INE.

El congelamiento de precios dejó el costo de la gasolina superior, usada en vehículos ligeros, en 5,13 dólares el galón, y el de la gasolina regular, aplicado en automóviles de vieja data y todoterreno, continuará en 5 dólares; mientras el diésel, utilizado en el transporte de carga y colectivo, se sostendrá en 4,52 dólares por galón (3,78 litros).

La decisión incluye los costos del Gas Licuado de Petróleo (GLP), utilizado en las cocinas, cuyo precio depende del tamaño de los tanques y la zona del país donde se comercializan.

La extensión del congelamiento de precios de los combustibles en Nicaragua entrará en vigor a partir de mañana domingo y concluirá el próximo día 14, indicaron las entidades estatales.

Los precios de los combustibles para el transporte y la preparación de alimentos se mantienen congelados en Nicaragua desde inicios de abril de 2022.

Cada semana el Estado de Nicaragua destina entre 4 y 6 millones de dólares para asumir el 100 % de las alzas en los precios internacionales del petróleo, según el Ejecutivo.

Nicaragua cuenta con un fondo de 200 millones de dólares como parte de una línea de crédito de hasta 800 millones de dólares, dispuesta por el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE), para financiar un programa regional de apoyo ante el alza global de precios de los combustibles.

Publicidad