Publicidad

Redacción ciencia, 21 mar (EFE).- La agricultura ecológica redunda en un menor uso de pesticidas a nivel paisaje, pero para lograr ese efecto beneficioso los cultivos deben de estar agrupados y no mezclados con los convencionales, según pone de manifiesto un estudio recogido este jueves en la revista Science.

Los investigadores basan sus conclusiones en más de 100.000 observaciones realizadas durante 7 años en 14.000 campos agrícolas del condado de Kern, California, una de las zonas donde más pesticidas se usan en Estados Unidos.

“La agricultura ecológica está pensada para tener un impacto ambiental local menos negativo que los cultivos intensivos, pero hay poca información sobre si esto llega a producirse o no”, explicó en rueda de prensa una de las autoras, Ashley Larsen, investigadora de la Universidad de California Santa Barbara.

A raíz de las observaciones, los autores vieron que los campos ecológicos pueden ayudar a reducir el uso de plaguicidas en otros cultivos ecológicos circundantes, pero aumentan su uso en las parcelas de agricultura convencional.

El uso neto de pesticidas en esos campos convencionales disminuye cuanto más alejados están de los campos ecológicos cercanos, según han visto los investigadores.

Mediante la modelización de la configuración espacial de los distintos tipos de campos, los investigadores observaron que las plagas que afectan a unos y otros cultivos se mantienen bajo control cuando campos ecológicos y convencionales están segregados.

“Nuestras observaciones muestran que cuando los campos ecológicos ocupan una pequeña parte de la superficie y están dispersos por el paisaje, aumenta el uso de pesticidas en el paisaje a consecuencia de un mayor uso en los cultivos tradicionales”, señaló Larsen.

Sin embargo, los investigadores constataron que “agrupar los campos ecológicos reduce el uso total de plaguicidas tanto en las explotaciones ecológicas como en las convencionales”.

Los autores, no obstante, reconocieron que no han analizado a qué se debe el mayor uso de pesticidas en cultivos convencionales, y si tiene que ver con la propagación de plagas desde los campos ecológicos o a otras causas.

“En este estudio no hemos profundizado en cuestiones como en qué la variedad de cultivos existente o las características del suelo, lo que sí hemos visto es que la agricultura ecológica tiene un efecto muy positivo en el medio ambiente mientras más agrupados están los cultivos”, apuntó Larsen.

“Para fortalecer estas conclusiones sería necesario hacer más trabajo de campo para ver qué es exactamente lo que hace que los cultivos convencionales usen más pesticidas cuando están cerca de los ecológicos”, advirtió en un artículo de acompañamiento a este estudio el investigador Erik Lichtenberg de la Universidad de Maryland.

Publicidad