Publicidad

Madrid, 11 feb (EFE).- El aluvión de críticas al líder del conservador Partido Popular (PP), Alberto Núñez Feijóo, tras abrirse a un indulto condicionado a dirigentes independentistas catalanes, caldearon este domingo la campaña para los comicios autonómicos en la región española de Galicia, que entran esta semana en su recta final.

El ambiente se tensó también por las encuestas publicadas, que estrechan el margen de una mayoría absoluta del PP sobre un posible gobierno regional de coalición de las fuerzas de izquierdas encabezado por los nacionalistas del BNG.

Dentro de una semana será el resultado de las urnas el que determine el paisaje político en el Parlamento gallego, si continúa la plácida mayoría absoluta que los conservadores han disfrutado desde 2009 o si, por el contrario, y como comienzan a apuntar algunos sondeos hay un cambio.

La mayoría de las encuestas publicadas este domingo, antes de los últimos permitidos de mañana lunes, indican que el PP será el partido más votado y que lograría entre 38 diputados -que marcan la mayoría absoluta- y 41 en su horquilla más alta.

Lo que reflejan todos los sondeos es una caída del PP, desde los 42 diputados cosechados por Núñez Feijóo, ahora líder de la oposición a nivel nacional, en 2020, y una subida sostenida e importante del BNG, cuya horquilla se mueve entre 22 y 26 diputados desde los 19 que tiene ahora.

Los socialistas gallegos (PSdeG), en cambio, se mantienen estancados y oscilan entre 13 y 15 diputados, frente a los 14 que consiguieron hace cuatro años.

Ni la coalición de izquierdas Sumar, ni la ultraderecha de Vox, ni la izquierdista Podemos aparecen en los estudios demoscópicos con posibilidades de entrar en el Parlamento, lo que no desanima a sus líderes para intentar movilizar el voto y que la situación cambie.

Indultos y ley de amnistía

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo (2d) visita este domingo Ferrol en el último domingo de campaña de las elecciones gallegas. EFE/Kiko Delgado

La cuestión que caldeó los ánimos en el último domingo de campaña en Galicia fue la disposición del PP a apoyar un indulto condicionado a dirigentes independentistas catalanes, entre ellos el expresidente regional de Cataluña Carles Puigdemont, huido de la Justicia española en Bruselas.

El partido de Puigdemont, JXCat, negocia junto con los también secesionistas catalanes de ERC una ley de amnistía con el Gobierno de Pedro Sánchez, algo fuertemente criticado por la oposición conservadora que lo considera inconstitucional.

La lluvia de críticas de izquierda a derecha por esta cuestión a Núñez Feijóo, con calificativos como “mentiroso” o “manipulador”, fue tal que el líder del PP tuvo que aclarar que sigue en contra de la amnistía porque es “ilegal”, y que en este momento no se da “ni una de las condiciones para ningún indulto”.

El voto gallego en el exterior

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo (2i visita este domingo Ferrol acompañado por acompañado por el alcalde de la ciudad José Manuel Rey Varela (d), y por el portavoz en el congreso de los diputados, Miguel Tellado (d). EFE/Kiko Delgado

Las elecciones regionales gallegas, además de tener en esta ocasión un fuerte componente nacional dada la polarización política que existe en España, poseen también una importante proyección internacional, especialmente en América Latina, y pueden ser decisivos en los resultados.

Un total de 476.514 gallegos o descendientes de gallegos, pero con pasaporte español, en el exterior están llamados a votar en las próximas elecciones autonómicas, la cifra más alta registrada en esta región española y que suponen el 17,7% del total del censo.

Argentina es el país con más gallegos censados. Cerca de 200.000 residentes en ese país pueden votar de manera presencial desde ayer y hasta el próximo jueves en las representaciones diplomáticas de España.

Le siguen Cuba y Brasil, con 45.000, y en el continente europeo, Suiza, con 34.114 electores.

Publicidad