Río de Janeiro, 29 dic (EFE).- Mantener su ritmo de cara al Mundial de Catar, defender los títulos conquistados por sus clubes y batir sur récord en los Juegos Olímpicos de Invierno son los retos deportivos de Brasil para 2022.

MANTENER SU RITMO DE CARA AL MUNDIAL DE CATAR 2022

Brasil fue el primer país de Sudamérica -el cuarto en el mundo- en garantizar su clasificación al Mundial de fútbol de Catar 2022 y lo hizo con varias jornadas de anticipación, con una campaña invicta en las eliminatorias, en las que suma once victorias y dos empates en trece partidos, y una amplia ventaja sobre sus rivales.

Pero, una vez garantizada la clasificación, el desafío es mantener ese ritmo en los partidos que disputará en 2022, los que le quedan por las eliminatorias y los amistosos preparatorios, para llegar a Catar en el nivel que necesita para disputar el Mundial como favorito y con posibilidades de alcanzar su sexto título.

DEFENDER LOS TÍTULOS CONQUISTADOS POR SUS CLUBES

Y a nivel de clubes, el desafío para los brasileños es mantener su actual hegemonía continental, que les permitió conquistar en 2021 los títulos de Libertadores y Sudamericana -los más importantes del continente- y copar los cupos de finalistas en ambos torneos.

De los ocho clubes que disputaron cuartos de final de la Libertadores, cinco fueron brasileños, y el campeón terminó siendo el Palmeiras al imponerse en la final al Flamengo. De la misma forma, la final de la Sudamericana fue entre dos brasileños y el título lo obtuvo el Athletico Paranaense tras eliminar al Bragantino.

EL PAÍS TROPICAL SUEÑA CON RÉCORD EN JUEGOS DE INVIERNO

Tras haber alcanzado en Tokio 2020 su mejor posición en el medallero de unos Juegos Olímpicos, duodécimo con un récord de 21 medallas (7 oros, 6 platas y 8 bronces) y mejor entre los latinoamericanos, Brasil, nación tropical y sin nieves, tiene ahora en su mira una actuación también histórica en los Juegos Olímpicos de Invierno de Pekín 2022.

Pese a que aún no sueña con medallas olímpicas en las modalidades de invierno, Brasil aspira a llegar a China con una delegación récord en atletas y modalidades y superar su marca de Sochi 2014, cuando 13 brasileños compitieron en siete modalidades. Su proyección más optimista es llevar a Pekín 20 atletas de doce modalidades y repetir como mayor delegación de América tras EE.UU. y Canadá.

Publicidad