Valencia (España), 15 oct (EFE).- Los socialistas españoles celebran entre hoy y el domingo su 40º Congreso nacional con una imagen de unidad en torno a su líder y jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, con la presencia de los expresidentes del Gobierno Felipe González (1982-1996) y José Luis Rodríguez Zapatero (2004-2011).

El presidente del Gobierno y Secretario General del PSOE, Pedro Sánchez, a su llegada a las instalaciones de la Feria de Valencia. EFE/ Biel Aliño

Después de unos años de crisis y fuertes discrepancias internas, el Partido Socialista (PSOE) se ha estabilizado, aunque las alianzas políticas de Sánchez y algunas de sus decisiones de Gobierno no gustan a algún que otro barón regional ni a antiguos y destacados responsables socialistas como González.

Sánchez dimitió en 2016 como secretario general socialista debido a su negativa a facilitar un Gobierno en minoría del conservador Mariano Rajoy, en contra del criterio de la mayoría del grupo parlamentario socialista, en momentos de una gran división en el partido.

Sin embargo, volvió a presentarse a las elecciones internas del PSOE en 2017 y consiguió el respaldo de la militancia, con el 50,26 % de los votos, frente a los candidatos Susana Díaz y Patxi López.

Es presidente del Gobierno desde junio de 2018, tras ganar una moción de censura a Rajoy. Después de las elecciones generales de noviembre de 2019, Sánchez gobierna en coalición con Unidas Podemos (izquierda) y necesita apoyarse también en pequeños partidos independentistas catalanes y vascos, nacionalistas y regionalistas.

La coalición de Gobierno con Unidas Podemos y los acuerdos con independentistas han generado recelos entre algunos socialistas, aparte de las críticas de la oposición de derechas.

Sin embargo, con vistas al 40º Congreso y con el lema “Avanzamos”, Sánchez ha renovado su liderazgo en el PSOE sin necesidad de votación alguna pues no hay candidatos alternativos, además de presentarse con la fuerza de ser presidente del Gobierno, cuando quedan dos años de legislatura, si no hay un adelanto electoral.

Será el cónclave de “la unidad y la socialdemocracia”, confirmó Sánchez esta viernes en una conversación informal con periodistas en Valencia (este), donde los socialistas españoles se reúnen estos días.

Dirigentes, ministros y barones socialistas explicarán sus políticas y proyectos pero, al mismo tiempo, reivindicarán el legado de gobiernos socialistas anteriores.

Asiste también la alcaldesa de París y candidata a la Presidencia de la República Francesa, la socialista Anne Hidalgo, de origen español, quien dijo hoy que pretende “aprender y tomar energía” de Sánchez, al quien considera un ejemplo para el progresismo europeo.

Es significativa especialmente la presencia de Felipe González, el político que más tiempo ha gobernado España en democracia. Fue crítico con decisiones del ejecutivo de Sánchez como conceder el indulto este año a los nueve independentistas catalanes condenados a prisión por el proceso secesionista ilegal de 2017.

González, que apoyó en su día a Susana Díaz frente a Sánchez, justificó su ausencia del 39 º Congreso por un viaje a Colombia.

Publicidad