OTTAWA, 15 Septiembre.- Los solicitantes de refugio y sus defensores están pidiendo a la Corte Suprema de Canadá que revise una decisión que afirmó la constitucionalidad de un pacto clave entre Ottawa y Washington sobre los solicitantes de asilo.

En una presentación al tribunal superior, dicen que el caso plantea “cuestiones fundamentales del derecho constitucional” en relación con el acceso a recursos por violaciones de la Carta de Derechos y Libertades.

Según el Acuerdo de Tercer País Seguro, que entró en vigor en 2004, Canadá y Estados Unidos se reconocen mutuamente como lugares seguros para buscar protección.

Significa que Canadá puede hacer retroceder a los refugiados potenciales que llegan a los puertos de entrada terrestres a lo largo de la frontera Canadá-EE.UU. sobre la base de que deben presentar sus reclamos en los EE.UU., el país al que llegaron por primera vez.

El año pasado un juez federal dijo que el pacto binacional de refugiados violaba las garantías constitucionales de vida, libertad y seguridad.

Sin embargo, la Corte Federal de Apelaciones revocó la decisión a principios de este año, lo que provocó la solicitud ante la Corte Suprema.

Este informe de The Canadian Press se publicó por primera vez el 15 de septiembre de 2021.