Publicidad

Itaguaí (Brasil), 27 mar (EFE).- El presidente francés, Emmanuel Macron, propuso este miércoles, en su segundo día de visita oficial a Brasil, abrir una nueva página en la asociación estratégica y en la cooperación militar entre ambos países, que no se limite a la actual construcción de submarinos y helicópteros.

Fotografía del 27 de marzo de 2024 del presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva y el de Francia, Emmanuel Macron, en la ceremonia de lanzamiento del submarino Tonero, en Río de Janeiro. EFE/ André Coelho

“Estoy aquí para celebrar 16 años de cooperación en la producción de submarinos y para decir que en las próximas décadas queremos ir más lejos y lanzar proyectos más ambiciosos”, afirmó el mandatario francés en la ceremonia de botadura al mar del tercer sumergible construido como parte de un programa de cooperación bilateral.

Macron afirmó que la cooperación puede extenderse a la producción de otros equipos militares y a nuevas tecnologías.

Su anuncio fue hecho al lado del presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, durante la ceremonia de bautizo y botadura al mar del tercero de los cinco submarinos construidos en el marco del acuerdo de cooperación militar entre ambos países, que incluye la producción de un sumergible de propulsión nuclear.

El contrato que Brasil firmó con los astilleros estatales franceses DCNS exigió una inversión de 40.000 millones de reales (unos 8.163 millones de dólares) y permitió la construcción de un moderno astillero para submarinos en el Complejo Naval de Itaguaí, en el litoral sur del estado de Río de Janeiro.

Macron no se comprometió con la cooperación francesa en el desarrollo de la tecnología brasileña de propulsión nuclear naval, como se llegó a especular, pero sí dijo esperar que Brasil alcance este objetivo con “el respeto de todos los compromisos más exigentes de salvaguardas”.

“En ese escenario (de garantías de uso pacífico de la energía nuclear), Francia estará al lado de Brasil”, dijo el mandatario francés.

Afirmó que, además de los submarinos y de los helicópteros que Airbus produce en una planta en el estado de Minas Gerais -la única de su tipo en Sudamérica- Francia quiere cooperar con Brasil en la producción de otros equipos militares.

“Queremos que Brasil y Francia sean grandes y poderosos porque la situación del mundo nos preocupa. Y esa preocupación también es pretexto para una ambición aún mayor (en la cooperación) en la que Francia y Brasil puedan cooperar al servicio del mundo”, declaró.

Agregó que ambos países comparten la misma visión del mundo y de sus desequilibrios y rechazan ser prisioneros de la disputa entre dos potencias.

“Queremos defender nuestra independencia y soberanía y también defender el respeto a la soberanía de los demás países. Creemos que la paz construye equilibrios y eso exige que seamos fuertes. Tenemos que ser capaces de hacer uso de la firmeza y de la fuerza porque no queremos ser lacayos de otros. Tenemos que defender el orden internacional”, aseguró.

Agregó que la necesidad de cooperación también obedece a que Francia es el único país con frontera terrestre con Brasil (por la Guyana Francesa) y que ambos tienen desafíos conjuntos como la protección de la Amazonía y de las zonas económicas exclusivas en el mar.

Publicidad