Publicidad

Berlín, 20 nov (EFE).- El Gobierno alemán expresó hoy su insatisfacción por la falta de ambición para frenar la crisis climática, a pesar de celebrar el acuerdo en la COP27 de un nuevo fondo para compensar a los países más vulnerables por las pérdidas y daños causadas por el cambio climático.

En una declaración conjunta del Ministerio de Exteriores, de Economía y Clima, de Desarrollo y de Medio Ambiente, la jefa de la diplomacia alemana, Annalena Baerbock, habló de un resultado con “luces y sombras”.

La Unión Europea actuó unida y logró con una “amplia alianza de estados” un “gran avance” en la cuestión de las pérdidas y daños por el impacto climático que abre “un nuevo capítulo en el tema de la justicia climática”.

Al mismo tiempo lamentó que las medidas acordadas para reducir las emisiones son, no obstante, “con creces insuficientes en vista del dramático impacto que la crisis climática tiene ya hoy”.

Agregó que “la brecha hacia los 1,5 grados sigue siendo enorme y algunos estados han bloqueado todo intento de cerrarla un poco”.

“Una difícil conferencia sobre el clima ha llegado a su fin, con un resultado que no nos puede dejar realmente satisfechos”, dijo el ministro de Economía y Clima, Robert Habeck, que subrayó, sin embargo, que la “postura coherente de la UE y la prudente conducción de las negociaciones por parte de Alemania” han evitado que esta cumbre quedara atrás respecto a París y Glasgow.

Destacó como positivo que el foco de atención se haya desplazado hacia el apoyo financiero a los países especialmente vulnerables, respecto a las cuales los industrializados tienen una obligación.

“La prioridad ahora es impulsar el abandono conjunto del carbón, el petróleo y el gas mediante una transición energética global sostenible y socialmente justa y la descarbonización de la industria. Sólo así podemos entrar en la senda de los 1,5 grados”, agregó.

La ministra de Desarrollo, Svenja Schulze, también habló de un resultado “ambivalente”, con “pocos avances en ambición” y un “gran progreso en solidaridad”.

Celebró que con el nuevo fondo para financiar los daños y pérdidas por el impacto del cambio climático se haya conseguido “tender puentes” entre los países industrializados y aquellos en desarrollo y calificó de “verdadero avance tras décadas de disputas” que la comunidad internacional “preste por fin la atención que merece” a esta cuestión.

Aseguró que “Alemania participará con una contribución justa en la gestión de los daños climáticos”.

Para la ministra de Medio Ambiente, Steffi Lemke, es “extremadamente amargo” que el resultado de la COP27 no esté “a la altura de lo que se necesita”.

Por contra, calificó de “paso importante para poder gestionar mejor las consecuencias de la crisis climática en el futuro” el acuerdo para la creación de un fondo para compensar a los países más pobres y vulnerables.

A pesar de las “difíciles negociaciones” celebró que durante la COP27 prevaleciera la conciencia de que las tres crisis existenciales de nuestro tiempo -la crisis climática, la crisis de la contaminación y la crisis de la extinción de las especies- “están interconectadas y sólo pueden resolverse juntas”.

Publicidad