Caracas, 12 oct (EFE).- La vicepresidenta ejecutiva de Venezuela, Delcy Rodríguez, dijo este martes que el Gobierno de Nicolás Maduro denunciará ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y el Alto Comisionado de Derechos Humanos del organismo internacional el “asesinato de niños” del país caribeño en la localidad de Tibú, en Colombia.

“Ante el abominable asesinato de niños venezolanos en Tibú, Colombia, el presidente Nicolás Maduro ha instruido al canciller Félix Plasencia (para) elevar la denuncia ante el secretario general de la ONU, António Guterres, y la Alta Comisionada DDHH, Michelle Bachelet, para que este crimen no quede impune”, escribió Rodríguez en su cuenta de Twitter.

El asesinato de los dos jóvenes se produjo el pasado viernes, después de ser detenidos cuando, supuestamente, robaban en un comercio local de dicha localidad, en el departamento fronterizo de Norte de Santander.

Horas después, los jóvenes -uno menor y otro de 18 años- aparecieron muertos en una carretera que conduce a la localidad de El Tarra. Ambos tenían tiros en la cabeza y en sus cuerpos también fueron atados carteles que decían “ladrones”.

Después de este suceso, el fiscal general venezolano, Tarek Saab, informó que enviaría una comunicación oficial a Colombia “para solicitar que sean esclarecidos los hechos” que rodean el crimen de los jóvenes en el país andino.

La vicepresidenta ejecutiva acusó al mandatario colombiano, Iván Duque, de ser el “responsable directo por el exterminio de los venezolanos”.

“Hace 3 semanas, Iván Duque se daba golpes de pecho en un ‘show’ que montó en Nueva York sobre los migrantes venezolanos. Objetivo: engrosar sus arcas corruptas a costa del sufrimiento de nuestros migrantes. Hoy, Iván Duque es el responsable directo por el exterminio de venezolanos”, aseguró Rodríguez en la misma red social.

Asimismo, señaló que Venezuela activará todos los mecanismos internacionales para el resguardo de migrantes venezolanos en Colombia, “víctimas de la política de odio y persecución de las altas autoridades oporofóbicas”.