Buenos Aires, 6 oct (EFE).- Distintas organizaciones sociales de Buenos Aires realizaron este miércoles una protesta en el Obelisco, pleno centro porteño, donde llevaron a cabo un “ollazo nacional contra el hambre” en reclamo por alimentos de calidad y empleo formal, en medio de la crisis económica que arrastra el país.

Las organizaciones nucleadas en la coalición Unidad Piquetera, paralizaron el tránsito vehicular en la zona “en rechazo al ajuste, la pobreza, el crecimiento del desempleo y la miseria del país”, indicaron en un comunicado.

Por medio de una olla popular, hecha con comida que entrega el Gobierno argentino a los comedores comunitarios, exigieron provisiones que “realmente nutran” y “trabajo genuino”.

“Los alimentos que el Ministerio de Desarrollo Social entrega a los comedores populares están muy lejos de poder satisfacer las necesidades de un niño”, afirmó a Efe el dirigente nacional del Polo Obrero, Eduardo Belliboni.

“Los chicos y chicas necesitan nutrientes, no solo llenar la panza, lo que se entrega en los comedores populares es polenta, harina y sémola, es decir, hidratos de carbono que no tienen vitaminas o proteínas que en una edad temprana son fundamentales”, agregó.

Según datos publicados el jueves pasado por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), la tasa de pobreza en la Argentina se ubicó en el 40,6 % en el primer semestre de 2021, un descenso de apenas 0,3 puntos porcentuales en comparación con el año pasado.

Mientras que el nivel de indigencia fue del 10,7 % que es 0,2 puntos más.

“Con una población mayor de 45 millones de personas, más de 18 millones están en la pobreza y hay casi 5 millones de indigentes”, reafirmó el dirigente del Polo Obrero.

Por otra parte, Laura, una manifestante, le contó a Efe que fue a “reclamar alimentos de calidad, lo único que dan es polenta y harinas, no nutren a nadie con eso”.

Además, expresó que “el trabajo genuino no llega y el hambre está por todos lados, por eso es esta convocatoria”.

Argentina se encuentra en recesión desde 2018, agravada luego por la irrupción de la pandemia de covid-19, con altas tasas de inflación y caída del poder adquisitivo.

Durante la protesta otro de los reclamos fue un bono de emergencia para beneficiarios de planes sociales, entre tanto anunciaron que a partir de la semana siguiente comenzarán a realizar “cortes de rutas en 21 provincias del país y acampes en las dependencias del Estado”.

“Seguimos reclamando trabajo genuino para salir de esta situación, que los comedores populares tengan la asistencia que corresponde y la apertura de los programas sociales necesarios para todos los que lo necesitan”, concluyó Belliboni.

Entre las organizaciones que participaron de la movilización se encontraron el MTR Votamos Luchar, Bloque Piquetero Nacional, Organización 17 de noviembre, Barrios de Pie, MST Teresa Vive, Izquierda Latinoamericana.