Publicidad

Bangkok, 18 mar (EFE).- El presidente de Filipinas, Ferdinand Marcos Jr., urgió este lunes a conseguir un país “libre de insurgencias” tras la emboscada mortal perpetrada la víspera contra cuatro soldados en Mindanao (sur del país) supuestamente por un grupo vinculado al Estado Islámico (EI).

En un comunicado divulgado en X, Marcos Jr. calificó de “despreciable” el ataque y aseguró que este “solo fortalece nuestra determinación para erradicar el terrorismo de la región y de nuestra nación”.

Según las autoridades filipinas, los soldados estaban regresando a su base alrededor de las 10 de la mañana del domingo (GMT+8) tras comprar comida y material de trabajo cuando fueron atacados por sorpresa por militantes del grupo local Dawlah Islamiyah, vinculado al EI.

“Condenamos con firmeza la cobarde emboscada dirigida contra cuatro valientes soldados en Maguindanao del Sur (Mindanao) el 17 de marzo”, subrayó el presidente filipino.

“Que este trágico suceso nos una en nuestro compromiso imbatible para lograr una Filipinas más segura, más fuerte y libre de insurgencia”, añadió Marcos Jr.

Por su parte, las fuerzas armadas filipinas aseguraron en un comunicado que detendrán a los culpables y pondrán fin a “sus violentos actos, que interrumpen la paz y la estabilidad en la región”.

Estas muertes se suman a las de al menos seis soldados filipinos que murieron en enfrentamientos con yihadistas de Dawylah Islamiyah, de los que dos fallecieron, el mes pasado en Mindanao.

Este grupo también está vinculado al atentado bomba de diciembre contra una misa católica celebrada en la universidad de la ciudad de Marawi (Mindanao), que se saldó con cuatro fallecidos.

En mayo de 2017, Marawi fue el escenario de un sangriento enfrentamiento a raíz de que grupos afines al Estado Islámico tomaran parcialmente la ciudad durante cinco meses, resultando en la muerte de más de 1.200 personas, en su mayoría yihadistas.

Con cerca de un 20 por ciento de población musulmana, la sureña isla de Mindanao ha sido escenario desde hace décadas de conflictos entre el Gobierno y diversos grupos yihadistas.

Las organizaciones yihadistas Bangsamoro Islamic Freedom Fighters (BIFF, en inglés) o Luchadores por la Libertad del Mindanao Moro, Maute (escisión de Dawlah Islamiyah) y Abu Sayaf también operan en Mindanao y están vinculadas al EI.

Otros grupos como el Frente Islámico de Liberación Moro (MILF, en inglés), que firmó en 2018 el acuerdo de paz con el Gobierno filipino para establecer la región del BARMM (Mindanao Moro), tienen posturas más moderadas y no se adscriben al Estado Islámico.

Publicidad