Publicidad

Montevideo, 4 mar (EFE).- Más de 300.000 estudiantes iniciaron este lunes el curso escolar en Uruguay con la expectativa de cuatro paros en la semana, convocados por el sindicato de maestros en apoyo a reivindicaciones sobre reforma educativa, reducción de cargos laborales y estudiantiles y la remodelación de escuelas.

Una niña junto a su acudiente busca su nombre en un listado de cursos de su colegio, durante el inicio de las clases este lunes, en Montevideo (Uruguay). EFE/ Sofia Torres

En ese sentido, la presidenta de la Administración Nacional de la Educación Pública (ANEP), Virginia Cáceres, manifestó durante un discurso de apertura en una de las escuelas de Montevideo que “la transformación educativa sigue avanzando”.

“Para primaria hay nuevas instancias de desafío pero seguramente con toda la experiencia generada en 2023, este 2024 va afluir con muchísima más armonía y avanzando a paso seguro en esta Transformación”, indicó.

El pasado 1 de marzo Cáceres expresó, a través de la red social X, que tanto maestras, docentes, inspectores, directoras y auxiliares estarán a partir de este lunes “todos trabajando por y para los estudiantes”.

Entre los principales cambios que promueve el Gobierno uruguayo a través de la ANEP y que comienzan a aplicarse durante este año escolar destacan la implementación de un “ciclo básico común” que va desde el primer año de primaria hasta lo que era tercer año de liceo y partir de ahora noveno año.

Además, se harán cambios en el bachillerato con la novedad de que se podrá cambiar de orientación y hasta pasar a la Universidad Técnica del Uruguay (UTU) sin tener que repetir un año entero.

En ese sentido, el sindicato de maestros decidió parar sus actividades este martes en las escuelas de la jurisdicción oeste (121), al día siguiente en las del centro capitalino (122) y el jueves en aquellas del este de la capital uruguaya (113).

De igual manera, los sindicatos anunciaron paro el viernes, en el marco del Día Internacional de la Mujer.

La medida fue activada tras la negativa a una sanción contra dos docentes por una situación ocurrida en marzo de 2023, cuando la directora y una maestra de una escuela leyeran en el inicio de clases una carta en rechazo a la reforma educativa.

Tras el inicio de una investigación por parte de la ANEP se resolvió una sanción de 30 días de suspensión. Para el sindicato esta medida fue un “ataque directo a las libertades sindicales” por lo que promovieron las medidas anunciadas para esta semana.

Publicidad